lunes, 20 de febrero de 2017

Los Verdaderos Peligros Del Progreso Tecnológico


Hace un par de años, uno de mis ex compañeros de colegio que ahora es arquitecto envió al grupo de egresados -que una compañera ex gorda y ex bullineada armó en Whats App- una foto de un plano con unas indicaciones de cómo cambiar las puertas.
A los diez o quince minutos mandó un "Ups, perdón". Alguno le hizo el chiste que se imponía sobre los arquitectos que diseñan chupados y lo que va a salir de esa casa y alguna puso un "jajaja" y se acabó. El grupo siguió igual, saturándose de chistes malos que rayan o son directamente machistas y/o homofóbicos, memes que ya vimos todos en Face y fotos de los hijos de aquellos insensatos que se condenaron de por vida siendo padres.
Aquello (además de todo lo otro) era un aviso que me mandaba Dior para salirme de ese infausto grupo y no quise verlo, porque un tiempo después yo mandé al mismo grupo un ¿inocente? "tenes lugar?" un sábado a las 5 37 am.
Por supuesto, los dos imbéciles que estaban chateando a esa hora (uno está en Francia y el otro en Japón) se quedaron mudos un par de minutos. Después pusieron "Rubio, en qué andás?". Y al ratito se desató una catarata de comentarios TOTALMENTE ERRÓNEOS sobre mi vida sexual. 
De hecho, parece que algunos se despertaron (o estarían despiertos sin participar en la estúpida charla del nuevo francés y el nuevo japonés) sólo para poder decir "La rubia está a full", "Que pasó rubio? tan tarde y todavía no cogiste????", "Vení a casa, Ru, te prestamos el sofá pero ojito con lo que traes" etc.

Iba a poner una foto de una ex compañera viendo su cel, pero para la vida virtual mejor son los modelos.

Por supuesto, no había forma de salvarla. Quizás podría haber inventado alguna historia pero estaba medio en pedo, saliendo de Zen con un embole terrible por que lo mejor que me había pasado en la noche era un gordo barbudo con lentes que se me acercó a hablarme de Judith Butler en el balcón de arriba y una loquita que bailó conmigo sólo para beber de mi cerveza. Cuando pasa éso, empezás a mandar mensajes a diestra y siniestra a todos tus huesitos del whats app y te conectás a manhunt, a contactos sex o a lo que sea para ver qué enganchás rápido antes que salga el sol y todo se vuelva ceniza. Y claro, si todo eso falla, todavía queda el parque, salvo que te hayas puesto los zapatos caros (como era el caso de esa noche) o andes sin auto.
La cuestión es que, en ese estado de embriaguez y embole es fácil confundirse de conversación. Sobre todo si hay dos giles aburridos que están chateando sin parar y a cada rato te aparece un nuevo mensaje de su conversación encima de las otras que estás teniendo. Así que tuve que reirme y hacerme el superado y decir un par de chistes onda "Callense manga de envidiosos, sigan hablando de si Talleres hizo un milagro con San Lorenzo mientras yo me voy a coger" (ni viviendo en el culo del mundo dejan de pensar en Talleres estos imbéciles lobotomizados"!). 



De más está decir que todo ese día y por lo menos hasta el lunes, fui el tema candente de ese aburridísimo y sin sentido grupo de Whats App y, por un par de días, zafamos de los memes de Macri y Cristina.
Y por supuesto, hasta hoy siguen haciendo chistes sobre el tema, mandando de vez en cuando un "tenes lugar?" zafado o preguntando si ya limpié mi depto. Todo lo cual confirma mi teoría de que los heteros creen que los gays vivimos cogiendo y demuestra que sus vidas sexuales apestan lo suficiente como para armar un escándalo por enterarse que yo sigo cogiendo con desconocidos a los 36 años.
O quizás (y mucho más probable) no tenemos nada más interesante de qué hablar.
Pero el tema de este post es otro.
Ya hace tiempo que me daba cierto resquemor abrir la galería de fotos de mi cel y ver fotos de pijas y culos (propias y ajenas) entre medio de las fotos de algún sobrino o ahijado en la playa, del lemon pie  perfecto que hizo una tía y te lo mandó como para decirte "a ver cuándo venís a visitarme", de scans o fotos de documentos del laburo que es caro mandar por fax o del plato de sushi que se está comiendo un imbécil en algún restaurant caro (o no) y te lo manda creyendo que pensás "qué cool que sos comiendo sushi" en vez de "qué mierda me importa lo que te llevás a la boca ni en dónde, pelotudo"...(bueno, cuando se trata de sushi -o cualquier comida- realmente no me importa).
Sí, existen funciones para poner fotos ocultas, para crear albumes en otro lado, para esto y para aquello. Pero ¿quién se pone a hacer éso? Tenés que estar muy al pedo. 
Digamos la verdad, las fotos que realmente nos gustan o queremos conservar las subimos al Face o al Instagram o, en un rapto de locura enfermiza impensado y rarísimo, las bajamos a la compu con el cable o algún proceso raro que incluya wi fi entre el cel y la compu sólo para guardarlas en alguna carpeta de fotos para el recuerdo que, si llegamos a abrirla alguna vez en el futuro antes de borrarla por equivocación o de que muera con la computadora, sólo nos servirá para pensar "¡Con razón me anda tan lenta la compu! ¡La tengo llena de porquerías!".
A lo que voy es que raramente nos sentamos a borrar fotos, videos y archivos. La mayoría del tiempo andamos por la vida llevando fotos y videos de todo tipo, incluso muchas que servirían para hacernos (o hacerle a alguien) un revenge porn, con el riesgo de que se nos caiga el cel en algún lado o nos lo chorifiquen y caiga en manos de un alma maligna que lo use para chantajearnos.
Pero ese riesgo es fácil de disminuir tomandonos un tiempito por día o por semana para borrar lo más comprometedor.
El peligro que es imposible de evitar es el de mandar sin querer una foto o un video a quien no debíamos. Esta vez fue sólo un estúpido aunque insalvable "tenés lugar?" en un grupo de gente que me conoce de chico, que sabe que estoy soltero y que aunque crean que me voy a morir embichado o asesinado en una zanja por tener sexo casual entienden que es una vida posible y normal para un gay. Pero la próxima puede ser mandarle mi culo abierto a mi viejo, mi pija parada a mi vieja, mi video mamándola a mi tía, el video en que me la maman a mi sobrina como también una foto o video de algún otro culo u otra pija que me mandaron y no borré.


Por que si bien el cyber acoso y el revenge porn ya se han cobrado víctimas, por lo menos hay leyes en las que te podés amparar para pelear contra los que te acosan (y supongo que en el futuro el cuerpo legal referido a internet va a ser cada vez más grande y complejo, es decir, más tramposo). 
Pero de los errores propios no te salva ni la ley, ni Macri, ni Dior ni Madonna.
Está el casi extremo de la gente que tiene dos celus, uno para esposos/as, novios/as, flia, amigos y el otro para sexo y trampa. Pero ya es un quilombo tener un sólo cel, estar acordándotelo y vigilándolo todo el tiempo como si fuera tu alma...imagináte tener dos.
Con las cuentas de Face o de cualquier red social es más fácil. Hasta podés usar la misma contraseña. Pero tener dos celus no sólo es kilombo si no que también es aceptar que tenés una vida privada que no compartís ni con tu esposo/a.
No sé, en cualquier momento explota todo. 
Estamos a sólo un clik de envío para que pase la catástrofe.
En cualquier momento le mando mi culo o mi pija a mi tía y me quedo sin lemon pie casero de por vida. 
Todo en este mundo se complota para que aprenda a cocinar.
Creo que, desde los primeros y horribles tiempos del Sida, jamás habíamos vivido tan en peligro las locas con vida sexual activa.

viernes, 10 de febrero de 2017

The Deeper I Go, The More That I Know



Cuando era adolescente, odiaba profundamente ir a bailar.
Claro, estaba obligado a ir a boliches heteros con mis amigos heteros, que buscaban, coqueteaban, histeriqueaban, chapaban (así se decía en los 90) y, con muuuucha suerte, cogían con mujeres heteros.
¿Puede haber una plan más aburrido para un gay? (no, no me calentaban mis amigos heteros: eran o feos o gordos o jugadores compulsivos del street fighter-cosa que yo, como Chun Li, también era- o, simplemente, aburridos)
No sabía que ya existían boliches gays en Córdoba. Y aunque lo hubiera sabido tampoco me hubiera atrevido a ir, tema del que ya hablé bastante acá.
Pero bueno, ahora que tengo 37 añitos, que conozco lugares gays que tengo dinero propio, auto, depto limpio y (digamos) medianamente ordenado para traerme un levante ¿Estoy saliendo todos los findes a reventar la noche? ¡No! Porque no tengo amigos con los que salir.
Resulta que están todos casados o en pareja así que cuando los agito para ir aunque sea media horita a mirotear locas, me contestan con un rotundo y certero:"¿para qué voy a salir si no puedo levantar a nadie?".
Es un argumento incontestable, pero sé que no es cierto. Tanto a mí como a ellos nos gustaría poder decir que son sus parejas los que los tienen castrados y atados a la casa mediante escrupulosas manipulaciones o escandalosas escenas producidas por los celos. Pero no, son ellos los que están con la panza mirando el techo mientras dejan que Netflix los lobotomice como antes los lobotomizaba el face, el youtube, el msn, Tinelli y, por supuesto, el Street Fighter.
La vida  actual está terrible y cruelmente diseñada para que los gays tengamos que tener problemas a cualquier edad a la hora de salir a divertirnos. O bueno, también podría pensar que a los 37 años ya debería estar casado o en pareja y pasar mis noches de viernes y sábados mirando series en la cama.


Lamentablemente -o afortunadamente, ya la verdad no sé- a esta altura de mi vida ADORO salir a bailar. Después de pasarme años yendo obligadamente a lugares heteros llenos de heteros, no hay nada que me ponga más contento que poder ir a un lugar gay que esté lleno de gays. Incluso hoy, que ya pasó tanto tiempo y tanta agua bajo el puente (y tanta leche por...).
Y, como la mayoría de la gente, no me sale ir a bailar solo. 
¿De dónde viene esa estructura tan fuerte que tenemos todos -tanto heteros como gays- de pensar que salir solos es de locos? ¿Será por que recordamos a esos viejos con cara de depravados que nos miraban desde la barra mientras agitábamos nuestros encantos en la pista? ¿Será por que ir a bailar es un momento donde tenés que demostrar que tu vida es un éxito y tener amigos divertidos, lindos y bien vestidos es parte de ser exitoso? ¿Será por que tenemos que pagar el alcohol solos en vez de ir a medias o aprovecharnos de la generosidad semi inconsciente de algún amigo borracho que no para de comprar tragos?
Buen tema para hablarlo con un terapeuta (si tuviera) con un antropólogo (si conociera alguno que no viva fumado) o para armar algún futuro post. 
La cuestión es que, el viernes pasado, me harté de las eternas negativas de mis amigos para acompañarme al boliche (que encima vienen acompañadas de fabulosas y tentadorísimas contra-invitaciones a sus casas para comer, ver películas y/o jugar a las cartas) y decidí salir solo.
Como siempre me pasa en esos momentos críticos de enfrentar situaciones nuevas, recurro a mi diosa -que por suerte ya vivió todo y tiene una respuesta para todo- y recordé el aburridísimo aunque inquietante video de una de sus mejores canciones: Deeper And Deeper.
Si Madonna salía sola en 1993 ¿Por qué no puedo hacerlo yo en 2017? 
Encarándolo así, era más fácil, así que me bañé, me peiné los rulos, me corté las uñas, me llené el bolsillo de forros y tic tacs, agarré las llaves de mi fiel peugeotito y enfilé para la peligrosa, insegura y casi intransitada avenida Julio Roca, donde se encuentra Zen.


Mientras manejaba, pensaba que estaba haciendo historia en mi vida. ¡Era la primera vez que salía solo a bailar! Bueno, en realidad no lo era, lo había hecho a los 21 o 22 años, pero en otro contexto y por otros motivos.
Ahora sí existía peligro.
Podía ser que esa noche me transformara en uno de esos viejos que se la pasan toda la noche apoyados en una pared mirando a los demás bailar y divertirse. O podía ser que me transformara en uno de esos viejos que se pasan toda la noche bailando solos y borrachos en medio de la gente causando risas, asco y/o pena. 
Ambas opciones eran terribles, pero igual entré a Zen, decidido a empezar una nueva etapa de mi vida donde no necesitara agarrar en público el brazo de alguna amiga para que no me juzguen.
Ok, estaba temblando por dentro, lo admito. Con cada loca que me miraba más de un segundo, mi mente gritaba irremediablemente: "Está pensando que sos un solterón fracasado, sin amigos, insoportable, degenerado, sinvergüenza y hasta quizás asesino serial, zombi y/o extraterrestre".
Pero pronto me dí cuenta que era mi cabeza, que nadie me prestaba mucha atención y que, aunque no lo pueda creer, no soy el centro del mundo de los demás.
Aún no sé cuál sentimiento es peor, pero sigo con mi aventura. A poco de entrar pedí una cerveza para darme ánimos y me apoyé inevitablemente en la barra para tomarla. Y ahí estaban. Otros tipos solos, apoyados también en la barra, bebiendo y mirando gente.
Estaba a punto de empezar a clasificarlos según edad, ropa, apariencia, bebida que consumen, postura corporal, etc (para así poder encontrar algo en lo que los viera inferiores a mí y asi poder pensar que los perdedores eran ellos y no yo) pero mis prejuiciosos intentos se vieron interrumpidos por un suave toqueteo en mi brazo (las locas no nos golpeamos) y un altísonante "¡Rubio! ¿Sos vos? ¡Tanto tiempo!".
Era una loca con la que había cogido quizás en 2004 (o quizás 2006, qué se yo) y que después había cruzado en fiestas, boliches y redes sociales a lo largo de los años. Me dijo un par de pelotudeces sin sentido y casi inmediatamente me preguntó así, sin vaselina "¿Estás solo?".
Y ahí mi indomable y orgulloso espíritu aventurero se arrugó igual que pito frente a culo sucio y dije, fingiendo despreocupación: "No, estoy con unos amigos, pero no sé dónde andan".
"Ah, sí, los míos tampoco sé donde andan..." siguió él.
Y siguió hablando boludeces mientras yo lo odiaba internamente por obligarme a ser cobarde. ¿Porqué no le pude decir "Sí, vine solo"? ¿Quién es esta loca que ni recuerdo cómo se llama -ni cómo cogía hace 10 años o más- para que me importe lo que piense de mí? ¿Cuando Madonna se encuentra con el clon de Axl Rose le dice "Sí, vine sola" o "Estoy con la Cindy y la Tina y la Annie, que andan por ahí?"


Bueno, el moco estaba echado y no había nada que hacerle, así que toleré un rato de charla pelotuda típica de boliche y me despedí para ir al piso de arriba, mientras pensaba que "Es la primera vez. La próxima ya me voy a atrever a decir que salí solo".
Y entonces, de nuevo intervino la maldita justicia poética y en la punta de la escalera casi me choqué con otras dos locas que conozco por ser amigas de un amigo. Ahí nomás me atacarton con un "¡Hola Rubio! ¿Qué hacés? ¿Viniste con el Gonzalo?".
Mi respuesta fue un confuso "No...emm...estoy con...con otra gente".
Lo dije bajito, esperando que la música tapara mi cobarde respuesta. Pero me escucharon y contestaron "Ah, bueno, ya me parecía, por que a la Gon ya no la dejan salir más ¿viste? jaja, el novio es re mala onda...etc etc etc".
Estuve un rato con ellos y de nuevo me alejé. Había fracasado por segunda vez en enorgullecerme de mi independencia. Y lo peor de todo es que empezaba a notar un patrón: había salido solo pero el boliche estaba lleno de locas conocidas y ex amantes. Y todos me iban a preguntar "¿Con quién viniste?" o "¿Estás solo?".
¿Cómo no lo pensé antes? Si llevo saliendo como 17 años sin parar dentro de un ambiente bastante reducido como es el ambiente gay, es inevitable que pase.
Empecé a pensar en irme, pero no. No me iba a dejar ganar. Me iba a quedar y a disfrutar mi salida solo aunque todo el boliche hiciera fila para preguntarme "¿Viniste solo?".


Pero ¿cómo se puede disfrutar una salida solo?
Bailar solo, ni en pedo. No podría. Además, no le veo lo divertido.
Beber alcohol solo es casi tan divertido como jugar al ajedrez solo.
Observar a la gente...bueno, sí, es algo que me encanta. Pero no tengo con quién intercambiar mis interpretaciones de lo que veo, y no me iba a poner a anotarlas.
Lo único que queda es ir directo al grano, a la principal razón por la que uno sale.
Con esa idea, me acerqué a un pendejo que más o menos me gustaba y que me había pegado unas cuantas miradas desde que entré.
Como yo estaba solo y era mayor y a él se le notaba que era pasivo, le hablé primero.
También me preguntó si estaba solo. Y de nuevo, como un idiota, le dije "No, estoy con unos amigos".
Charlamos un rato y, después de comprobar nuestra incompatibilidad ideológica, política, intelectual y -sobre todo- musical, le dije "Me voy a comprar una cerveza, ya vengo" que en lenguaje gay de un viernes a la noche en Zen significa "Hasta nunca" y me fuí para la otra pista.
Allí tuve más aventuras de encare, a veces yo a veces el otro, y en todas dije "Estoy con unos amigos, no sé dónde andan".
Al final, me dí cuenta que no era tan grave el conflicto ético interior que me planteaba no decir que estaba solo y me olvidé del asunto.
El destino entonces pareció recompensar mi despreocupación y apareció un morocho hermoso de musculosa roja que dejaba ver todo un brazo tatuado. Nos sonreímos apenas vernos y al ratito estábamos charlando. Y al otro ratito, estábamos tranzando mal.
También me preguntó si estaba solo y ya, en modo automático, le dije "Estoy con unos amigos" y me lo tranzé rápido para evitar pensar de nuevo en éso.
Estuvimos un buen rato en la pista tranzando, charlando, descubriéndonos gustos comunes y calentándonos mutuamente, hasta que lo invité a mi casa y me dijo "Bueno, me despido de mis amigos, me acompañás al baño y vamos ¿Querés?".
Se despidió de sus amigos mientras yo me hacía la diva sosteniéndole la mano y lo acompañé al baño. Y mientras lo esperaba en la puerta (no tenía ganas de esperar un inodoro ni de que alguna loca borracha me mirara la pija en el vigitorio) ví una travesti como de 60 años recostada contra la pared del baño de mujeres. Estaba borracha o drogada, con la sonrisa desviada, mientras una mina, bastante borracha también, trataba de arrastrarla con ella y le decía "Dale, Naty, vamos". Se caían en el piso mojado (vaya a saber con qué) y se paraban de nuevo y los tacos se les doblaban y se caían de nuevo. Y se volvían a levantar riendo y puteando y cayendo de nuevo.


Eran la viva imagen de la decadencia que comienza a aparecer de diversas formas a las 4 y media de la mañana por todos los boliches de la ciudad.
Mientras veía eso, pensaba en mis amigos, todos durmiendo abrazaditos a sus parejas en sus casas después de ver dos o tres capítulos de algo en Netflix y listos para empezar el día en unas horas mientras que yo estaría cogiendo con un desconocido al que probablemente no volvería a ver nunca.
Fue uno de esos momentos reveladores en que parece que estás viendo dos caminos.
Uno parece llevar a que los futuros sábados de tu vida a las 4 am estés resbalando y doblando los tacos sobre agua con mierda.
El otro parece llevar a que los futuros sábados de tu vida a las 4 am estés durmiendo tranquilamente en tu cama junto a la persona con la que compartís tu vida.
No tuve la menor duda de cuál camino prefería yo.
Cuando mi morocho salió el baño me dijo "Bueno ¿querés buscar a tus amigos para despedirte o les mandás un whatss app?"
Y por fin pude contestar "No vine con amigos, vine solo".
Me miró como si yo fuera un extraterrestre y me dijo "¿Solo??! ¿Pero no me habías dicho que viniste con amigos?"
"" le dije "Pero es mentira. Vine solo. Me encanta salir solo. Me encanta saber que la estoy pasando bomba mientras mis amigos la pasan bomba durmiendo".
De nuevo me miró raro pero me reí y se rió. Y nos fuimos.
Y cogimos.
Y no lo volví a ver ni pienso hacerlo por que se puso meloso por whatss app y yo quiero estar soltero para poder salir solo de nuevo este viernes y todos los viernes que aguante mi cuerpo.

                                       

                                                       

sábado, 22 de octubre de 2016

Are you INTO the world like me?



Hay gente que se va a quejar pase lo que pase y vivamos como vivamos.
No importa que estemos tocando el cielo con una mano, siempre se van a fijar en porqué la otra mano no lo toca o dónde tenemos apoyado el culo o por qué necesitamos tocar el cielo, etc.
Y hay artistas como Moby que van a lucrar vendiendo sus obras melancólicas, apocalípticas, mala onda y, generalmente en blanco y negro, a esa gente.
No tengo nada contra Moby -ni contra ningún artista- y me parece genial que haga lo que hace. A veces me aburre, a veces me gusta como para escucharlo un rato, jamás me entusiasmó ni me fascinó y, lo mejor de todo, nunca me molestó. Ni ahora que sacó su nuevo video.
Lo que sí me molesta es la gente que te lo quiere vender como un filósofo o un dueño de la verdad.
O sea, sí, vivimos en un mundo lleno de autómatas que se la pasan mirando su celular. ¿Y? Antes miraban la tele y leían revistas pelotudas, antes escuchaban radio y antes, no sé, miraban caer las hojas de los árboles o le buscaban formas a las nubes. La decisión/posibilidad/elección/condenación de ser un autómata no depende de qué usés para serlo sino de tu falta de decisión/posibilidad/elección/condenación de no ser un autómata.
Yo no sé qué es lo que le ve la gente de lindo al mundo sin internet. Hay veces que incluso me cuesta recordar qué hacía yo hasta mis 21 años que viví sin ella. Pensándolo bien, tenía muchos ratos al pedo y de aburrimiento que ahora, si los tengo, son por decisión propia de dejar un rato la compu o el cel para descansar los ojos y el cuerpo o, simplemente, porque me aburrieron.
Creo que éso es lo que más me gusta de las nuevas tecnologías, que ahora los momentos de aburrimiento son una elección y no una condena.
Porque gracias a la web ahora puedo leer todos los libros a los que antes no podía acceder por falta de plata o, peor, porque a mi ciudad no llegaban o no estaban en un idioma que yo supiera. También ahora puedo ver todas las películas, series, animaciones, etc. que siempre quise ver y rever y miles más que ni sabía que existían o que creía inalcanzables. Y ni hablar de la música ni del resto de las artes.
Claro, al principio todos decían "¿Pero cómo vas a bajar música, películas, libros, etc? Es injusto para los autores". Pero no, la realidad es que ahora los autores pueden producirse y editarse a sí mismos sin necesidad de productoras y editoriales que antes lucraban a full con sus obras, estafando tanto a los artistas como a los consumidores. Y el artista que no se quiera producir o editar a sí mismo simplemente puede pagarle a otro que se encargue de hacerlo.
En los 90, si no era por las revistas asquerosas como Rock & Pop o 13/20, yo no me enteraba de qué hacía Madonna, si iba a sacar album nuevo o salir de gira o coger con otro chongo o, simplemente, si estaba viva o muerta. Ahora tengo contacto directo con ella a través del face e Instagram. Obvio, no hablo con ella ni ella sabe que yo existo, pero ahora veo lo que ella hace o dice sin intermediarios, veo las fotos que se saca en el baño o en la cama y las pelotudeces que se le ocurre poner a ella y no a otro que hable por ella. Y, encima, lo veo al instante, sin más filtros que los que quiera poner ella (o, en todo caso, la gente que ella elija para crear su cuenta y no un periodista estúpido tercermundista que capaz entiende mal o traduce mal o inventa lo que no sabe).
¿Es una estupidez enterarte de lo que hace Madonna día a día? Seguro. Pero la vida también se compone de estupideces y al menos puedo elegir enterarme sobre las estupideces de la gente que me interesa y no de las que me impone Tinelli, Magnetto o quien sea.
¿Queremos hablar de cosas que -al menos para los activistas con consciencia social- no son estupideces? Bueno, si no fuera por internet yo ni me enteraba lo que estaba pasando/pasa en Rusia  o Jamaica o Nigeria (por nombrar algunos casos) con la población LGTB porque, hasta el día de hoy, en ningún diario, programa de tv, radio, etc. se habla de éso. Y lo mismo con muchísimas otras cosas que están pasando y a los que arman las noticias no les interesa contarnos (o no les pagan para ello).
Y ni hablar de la cantidad de artistas, escritores, pintores, periodistas, blogueros, opinólogos, etc. a los que uno puede seguir directamente, al instante y gratis. Acá el único peligro que veo es el del tribalismo, porque al final uno sigue a todo lo que le gusta y acuerda y desecha lo que detesta o lo que le aburre y termina encerrándose con gente que piensa igual que uno, que lee lo mismo que uno, que disfruta lo mismo que uno, etc. Pero bueno, es también algo que uno puede evitar manteniendo contacto con alguna gente y opiniones diferentes (por lo pronto, no he eliminado del face al esposo facho de una de mis amigas ex-zurda y leo online los diarios de derecha, de izquierda, de centro y los de derecha que dicen ser neutrales).



Por otro lado, los apocaliptólogos que celebran el video de Moby se quejan de que la gente se la pasa mirando su celular y no miran la realidad de al lado. ¡Holaaa!! ¿Qué querés que mire? Si al lado tengo a una persona aburrida, estúpida o desconocida y en el cel me están hablando mis familiares, mis mejores amigos o sale una noticia de la gente que admiro o de los temas que me interesan, OBVIO que voy a mirar el celular y perder contacto con quien tengo al lado. No me desconecto de la realidad sino que elijo con qué parte de la realidad conectarme. Si al lado mío pasara algo que me llama la atención o que me interesa, dejo el cel y presto atención a lo que me rodea. Si no ¿Qué sentido tiene?
Algunos te dicen que es de mala educación ponerse a mirar el cel en medio de una charla. Yo coincido hasta cierto punto. Si estás hablando de algo importante y necesitás que el otro te escuche porque le vas a hablar de plata, sentimientos o algún asunto impostergable, bueno, obvio que le vas a decir que suelte el cel o lo que sea que lo distrae y te atienda. Pero si estás hablando pelotudeces y el otro deja de escucharte para mirar su cel, en vez de enojarte...¡dejá de hablar pelotudeces! 
¿Porqué tenemos que atender a las pelotudeces de los demás si tenemos algo mejor que hacer? Y éso que yo, personalmente, uso muy poco el celu fuera de casa y en general prefiero escuchar pelotudeces que estar pendiente del face (donde, al fin y al cabo, también hay bastantes pelotudeces que no me importan). Pero si otra persona se pone a mirar su cel y no atiende a la conversación, la verdad no me ofende para nada si es una conversación banal. 
Además que hoy en día cualquier charla te lleva a "¿Viste lo que dijo tal, lo que puso tal, el video de tal, la publicación de tal?" y a fin de cuentas vas a terminar sacando el cel para mostrar un videito o para leer algo o para buscar info de algo. Nuestras charlas ahora son interactivas y, si bien detesto tener que mirar un video que me muestra alguien porque "lo tenés que ver", es inevitable que así sea.
Hace poco uno de mis mejores amigos se fue a vivir a Santa Cruz y gracias al celu es como si lo tuviera acá. De hecho, ayer le sacaba fotos al lugar donde estaba y la gente con la que estaba (sin que me vieran, obvio) y se los mandaba y comentábamos todo como si estuviéramos juntos. Sí, obvio, preferiría mil veces que estuviera acá pero, hasta cierto punto, prefiero que esté allá porque está viviendo una experiencia nueva que le gusta y le sirve y le hace bien y no dejamos de comunicarnos. De hecho, hasta hablamos más que cuando estaba acá por que viviendo en la misma ciudad uno supone que tarde o temprano va a encontrarse o comunicarse con sus amigos y al final pasan días o semanas y no hablás nunca.
Y ni hablar de los amigos que viven en Córdoba pero están en la otra punta. Atrás quedó esa horrible época de "A las 12 en la puerta del Olmos" para quedarte esperando 2 o 3 horas como un pelotudo porque el otro no tenía forma de avisarte que no iba o que no conseguía colectivo.



Comunicarse, informarse, entretenerse, conseguir lo que uno quiere ahora es más fácil, más rápido y más barato o incluso gratis. Pero claro, si uno quiere puede verle el lado negativo y decir que la gente se la pasa todo el día conectada con extraños sin crear vínculos humanos reales y sacando fotos para subirlas y aparentar una vida mejor de la que tiene. Y bueno, antes las tías solteronas ponían fotos de modelos hermosos en los portaretratos de sus cómodas para inventarse novios en una lejana juventud donde eran bellísimas (y no había fotos para comprobarlo o denostarlo). La mentira y el autoengaño no es culpa del celular o de la internet, en todo caso es culpa de la gente fea que no tiene vida. 
La gente que no sabe vivir y disfrutar en la vida real, tampoco sabrá hacerlo en la web. O quizás la web les da la posibilidad de crearse una vida irreal más linda y disfrutan un poco así, quién sabe. Autoengañarse les hace daño a ellos mismos y, salvo que sean unos pedófilos encubiertos o unos hackers de esos que no sabemos si existen, ¿A quién van a engañar? A estas alturas, el que cree en una foto irreal de alguien en un chat pedorro y se larga a conocerlo y enamorarse en vez de antes pedir confirmación por cam, face, instagram, whatsapp, etc. se merece que lo caguen por pelotudo.
También ahora todo el mundo filma y saca fotos de todo lo que pasa al instante. ¡Genial! Así no dependemos sólo de periodistas que responden a sus empleadores sino que vemos lo que pasa con más fidelidad, desde distintos puntos de vista y a veces en directo. 
Estamos siendo casi como dioses y sigue habiendo gente que se queja. Claro, los más viejos que de pedo saben prender la compu se quejan porque se sienten desplazados ¿Y cuándo no se sintieron así los viejos? 
Ahora, una persona joven que usa la compu y el cel para labura/vivir y se siente superior porque no usa las redes sociales y encima se mete al face o a los comentarios de una noticia del video de Moby para decir que no las usa (???) y vive una vida natural y humana...que alguien le pegue, por favor.

lunes, 3 de octubre de 2016

Pagáme que me vibra


Jamás creí que viviría para ver el día en que una pasiva cobre por que le hagan vibrar el culo, pero la tecnología avanza a pasos tan agigantados que tal aberración está pasando en este mismo momento.
Así es, hasta hace poco, las locas y no tan locas con lomo más o menos respetable (y, por supuesto, unas cuantas creídas muy caraduras) te cobraban por hacerte un show privado por cam, que supongo sería desnudarse, masturbarse, quizás meterse algún juguete o incluso cumplir algunas órdenes sucias que les mandaras.
Para eso, tenías que pagar con tarjeta de crédito y mandar unos "tips" (propinas) a algún modelo que estuviera online y tenías tu showcito privado. Pero ahora, gracias a un consolador que se conecta por internet, si mandás un tip podés hacer que el aparatito le vibre dentro del culo al modelo de turno.
El aparato se llama ohmibod, y en realidad es un consolador diseñado para ser controlado remotamente con un teléfono inteligente. En vez de estar doblando el brazo hasta tu culo para apretar un botón, ahora sólo te insertás el ohmibod en el ano y con tu telefono controlás las vibraciones y los movimientos que hace, mientras chateás, twitteás, revisás el mail, te sacás una selfie o posteás en el face.


Hace mucho que en Manhunt tenés la posibilidad de ver modelos transmitiendo en vivo. De hecho, uno mismo puede crearse una cuenta y empezar a transmitir para que te vean en cualquier lado del mundo. Si bien soy demasiado pudoroso, moralista y paranoico como para mostrarme yo, tengo cero problema ético con ver a otro, así que de vez en cuando probé entrar a ver cómo era la onda, ya que tenés varios minutos gratis.
Y me aburrí como ostra. Ver a un tipo, sea lindo o feo, que está como autómata frente a una cam mientras le llegan mensajes de alabanza a su físico de parte de todos los que lo están mirando es tan entretenido como ver una porno que ya viste. En dos ocasiones me pasó de llegar a entablar una conversación e incluso seguirla por skype, una vez con un colombiano y otra con un ruso. Pero en general, la capacidad de diálogo de los modelos se limitaba a "hi" "what s up, bud" y "thanks, man". 


Supongo que si apretás el botón de propina y ponés el número de tu tarjeta de crédito, se volverán un poco más interesantes o, al menos, se mostrarán en bolas.
Pero el tema es que hay muchos que se muestran en bolas sin que les pagues. Y, por otro lado ¿Da para pagar por ver a un tipo desnudarse cuando en internet abundan los videos y fotos porno gratis?
No sé, personalmente me puedo excitar viendo una porno que tenga a dos o más tipos cogiendo, pero jamás me excitó ver a un tipo solo desnudarse o masturbarse. Entiendo que puede haber gente que le excite éso y también entiendo que puede haber gente que se excite con lograr que un tipo se desnude por plata, al fin y al cabo es una forma de experimentar poder o dominio sobre otro.


Pero a mí, que ya las mismas pornos me aburren y sólo veo partecitas, que me aburren el sexo por cam y los shows de strippers o de pajeros, el mundo de las cam no me puede ofrecer mucho.
Lo que sí me parecía interesante era leer las conversaciones, ya que el chat con el modelo es público. Recuerdo haber leído un usuario que trataba por todos los medios de levantarse a un modelito que tendría 18 años como mucho tratándolo de la forma más desagradablemente paternal que se le ocurría. De hecho, le decía "Qué bueno que hoy te sientas bien, ayer estabas un poco deprimido no?" y la drama queen cuasi menor de edad le respondía:"Sí, hay días en que me siento mal y otros en que me siento bien" (¿No será de acá que Macri saca sus brillantes frases?).
Igual, prenderse en la conversación de otros puede ser enfermizo, repulsivo, patético e indicar que uno no tiene vida pero, sobre todo, puede ser aburridísimo, así que tampoco por ese lado me inserté al mundo de las cam.


A veces, ver una foto de un modelo que está riquísimo te tienta y apretás sobre la imagen para ver su cam y, como suele ocurrir, la foto es una obra de arte del fotoshop y la cam te muestra que en la realidad esos seres no existen.


Otras veces, ver la foto de un modelo horrible te sorprende y te metés a ver si realmente un tipo así de feo puede ser modelo. Y sí, puede serlo, e incluso quizás hasta cobre algún tip de vez en cuando, porque andá a saber cómo les funciona la cabeza a los que pagan por ver modelos masturbarse. No quiero ser prejuicioso (desde cuándo!!?) ni moralista, pero ya el hecho de que paguen por ello creo que debería considerarse síntoma de algún problema psicológico o, por lo menos, síntoma de que el sistema capitalista se está cayendo a pedazos con filtraciones de capital tan carentes de sentido.
En fin, los que pagan a los modelos que se exhiben por cam son un mundo aparte y sin duda constituyen un fértil campo de exploración para la psicología (por no decir psiquiatría) la antropología (por no decir zoología) y la blogología (por no decir el alpedismo). 
Entiendo que pagarle a un tipo lindo (o feo, si es lo que te gusta) para que te muestre el pito, la cola o lo que sea por cam puede darte cierta sensación de poder. En mi caso me causaría frustración por que, si fuera a pagarle a alguien (cosa que no haría ni que me paguen a mí), sería para coger de la forma que yo diga, en el lugar y tiempo que yo elija, por lo menos. Pero, repito, entiendo que alguien quizás experimente algún tipo de satisfacción pagándole a un modelo para que se desnude por cam.
Lo que no entiendo es cómo te puede generar algún tipo de satisfacción pagar para que le vibre la cola a una pasiva que está tirada frente a una cam con el ohmibod clavado en el centro del orto. 


O sea, sí, sería una extensión de ese placer de tener control sobre otra persona. Sería incluso causar una sensación física en el otro sin necesidad de experimentar un contacto físico (¡Hola,traumados por el HIV y las ETS o las prohibiciones del Levítico! Me parece que los romanos que compilaron libritos de fábulas para armar la biblia sólo predicen el infierno para los hombres que se acuestan con hombres pero no dicen nada para los hombres que aprietan botones para hacer vibrar culos de otros).
Finalmente, las predicciones futurísiticas del cine y la tv se están cumpliendo. Como Homero Simpson en la visión del futuro de Bart, que chupa un cable para saborerar un helado cibernético o como Sylvester Stallone y Sandra Bullock en esa película pedorra que ni recuerdo el nombre donde tienen sexo a distancia usando unos cascos cibernéticos que les mandan imágenes eróticas de ellos mismos ¿Hemos llegado por fin a un momento donde para tener sexo sólo tendremos que apretar botones, bajar apps y pagar con tarjeta?


Obvio que no, anoche cogí con una persona de carne y hueso (bueno, eso creo al menos) y esta noche cogería de nuevo con otro. Quiero creer que esa gente que paga por hacer vibrar los ohmibod que se clavan las pasivas de las Manhunt Cams también tienen sexo real y carnal y que una cosa no quita la otra. 
Ahora, más allá de todos ésos obvios cuestionamientos morales sobre la tecnología y la deshumanización que ya nos tienen hartos a todos, a mí lo que me parece terrible, revolucionario y cuasi -apocalíptico es que alguien pague por el placer de una pasiva. 


O sea ¿Desde cuándo ver a una pasiva gozando con un consolador es algo excitante? 
Incluso ponéle que te excite éso ¿Desde cuándo pagar para que a una pasiva le vibre el consolador se volvió algo deseable, cool y merecedor de nuestro dinero?? 
Los que pagan por hacer vibrar culos de pasivas ¿Son activos degenerados de mente sucia y pechos peludos que se les cae la baba cuando ven a la pasiva retorcerse de placer gracias a sus tips o son locas tan pasivas como las otras que simplemente gastan su dinero en lo que está de moda, aunque esa moda implique un cuasi lesbianismo via internet entre pasivas?
Sí, sí, ya sé, cada cual hace de su culo un florero (o un receptor de ohmibods) y gasta su dinero en lo que se le cantan las pelotas. 
El tema es que si mañana estuviera de moda pagar para, ponéle, financiar abortos ¿Lo vamos a hacer aunque seamos católicos ProVida sólo porque lo hacen todos?
Anyway, si sos pasiva y te divierte pagar por hacerle vibrar la cola a otra pasiva, adelante. Te están esperando un montón de pasivas alrededor del mundo con el ohmibod en su lugar.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Carlos Jáuregui cerró la grieta


Bueno, por fin una buena.
Después de pelear mucho (yo, no: no vivo en Buenos Aires, pero las locas y no locas gay friendly de allá pusieron un huevo más admirable que el mío, que sólo puedo poner me gusta en el face) la estación del subte que cruza las porteñas y clásicas calles de Pueyrredón y Santa Fe, se va a llamar Carlos Jáuregui.

Mientras escribo ésto, me parece escuchar la voz de alguna típica loca envidiosa/malaonda/apática y con pretensiones de apolítica diciendo: "¿Y a quién le importa cómo se llame una estación?".
Bueno, el hecho de ponerle el nombre de un gay a una estación, importa. Sobre todo si pensamos que en el mundo hay países que prohíben hasta que se hable o se mencione algo positivo a favor de la homosexualidad o que se reconozca que un gay puede merecer que se lo honre y recuerde por sus actos y logros. Y mas aún si pensamos que en Argentina, a pesar de todos los avances que hemos tenido en los últimos tiempos, todavía hay gente que hace lo posible para que nos parezcamos más a Rusia o a Nigeria que a Dinamarca o Suecia.


Sólo por éso es importante. Pero también lo es por el hecho de que sea para Carlos Jáuregui.
Sí, ya hay una plaza con su nombre en Buenos Aires. Y necesitamos muchas más con su nombre y con los de Perlongher y tantos otros en Baires y en todas las demás ciudades argentinas.
Yo no conocí a Carlos, murió cuando yo tenía 16 años, es decir, cuando lo más cercano a un gay que yo conocía eran Gasalla y los bailarines de Madonna. Lo conocí mucho después gracias a su legado.
Y ése legado es importante por diversas razones.


Muchas veces he escuchado a los k atribuirse como un logro propio todas las conquistas que se lograron últimamente para el colectivo gay. Y a los anti k los he visto retrucando con el argumento de atribuirle al kirchnerismo un pragmatismo oportunista, propio de todo populismo, por el cual terminó haciendo pasar como suyas conquistas propias de una época que tiende a una ampliación de derechos al menos en Occidente.
Ambas posturas son comprensibles políticamente y, como todas las otras cuestiones en las que se enfrentan los k y los anti k, nunca se van a poner de acuerdo.
Pero después tenemos a esa tercera postura que viene de la izquierda (o, al menos, de uno de los 8324957400320455 partidos en que se divide la izquierda argentina) , que dice "no es una conquista de un gobierno sino del pueblo".
Por supuesto que la izquierda, al igual que los anti k, sólo está intentando restarle rédito político al kirchnerismo con esa afirmación. Pero, al fin y al cabo, tiene algo de cierta. Las conquistas las logra el pueblo, la gente. Un grupo de personas o, al menos, una persona que salen a protestar, a gritar, a cortar calles, a pintar pancartas, a quedar como unos locos malcogidos frente a la gente y, si tienen suerte, a lograr que los medios de comunicación y los organismos legislativos les presten atención y pongan sus reclamos en sus agendas.


Claro que, al fin y al cabo, es el gobierno el que termina tomando la decisión de incorporar esos reclamos y promover cambios legales que realmente alteren la situación. Y ahí no tenemos que ser ingenuos: ni atribuirle al kirchnerismo -o a Cristina- una total y maravillosa predisposición para escuchar los reclamos de los gays ni tampoco negar que efectivamente durante su gobierno se atendieron algunos de esos reclamos y se promovieron leyes para ampliar derechos y crear una sociedad más justa e igualitaria. Fuera por convicción o por opotunismo, se hizo. Y para los que vivían con esos derechos cohartados, lo que importa es que se haga, no que se demuestre convicción con discursos bonitos y progres. Y todos deberíamos alegrarnos y festejar que se haga, seamos k, anti k, zurdos, apolíticos, zombies o lo que sea.


Entonces, concedamos al kirchnerismo ese mérito, pero también revisemos la historia y veamos quiénes salieron primero a cortar calles y a quedar como unos locos protestones que, muchas veces, se ligaron burlas, insultos, escupidas y palos cuando no cárcel, exilio, persecución, tortura y muerte por pelear por lo que creían.


Tarea agotadora si las hay ésa de revisar la historia. Sobre todo porque cada revisión ofrece su propia versión y entonces tenemos que ponernos a revisar las revisiones. Y éso sin mencionar a los oportunistas de siempre, como Bruno Bimbi que, sin querer desmerecer su trabajo, aprovechó la sanción del Matrimonio Igualitario y sacó un libro bastante denso y pretencioso donde pretendía contar cómo fue que se logró esa ley. 
Pero podemos desmadejar un poco la cuestión si pensamos en los precedentes. Porque antes de lograr una ley de Matrimonio Igualitario, hubo que lograr muchas otras cosas.


Para empezar, hubo que lograr que existieran personas que pelearan por los derechos de los homosexuales. E incluso antes de éso, tuvieron que existir homosexuales que se reconocieran a sí mismos como homosexuales y no tuvieran vergüenza de reconocerlo. Es decir, hizo falta homosexuales orgullosos de ser quienes eran.
Lamentablemente en éso, la Argentina no fue pionera. Los primeros gays argentinos y orgullosos que se conocen surgieron después de lo de Stone Wall en yanquilandia. Y su accionar, si bien comenzó antes de la última dictadura con el FLH, recién comienza a lograr conquistas concretas con el retorno de la democracia.


Carlos Jáuregui fue uno de esos pioneros. Entre sus mayores logros se destaca ser el primer presidente de la CHA (Comunidad Homosexual Argentina) que también es la primera organización homosexual que logra ser reconocida institucionalmente. Desde allí y desde su accionar político cotidiano, que continuó incluso después de abandonar la CHA, peleó por lograr una mayor y mejor contención legal, sanitaria, cultural y emocional para todas las personas LGBT.


No voy a escribir acá su biografía, cualquiera puede googlearla y hasta hay un grupo muy piola en el face sobre él. Además, lo más importante que se puede decir de él, creo yo, es que tuvo los huevos necesarios para enfrentar un contexto de mierda al que intentó cambiar. Y sin su lucha (y la de muchos otros) es más que probable que los argentinos de hoy no tendríamos ni Matrimonio Igualitario, ni Ley de Identidad de Género ni esta sociedad que, relativamente hablando, respeta a la diversidad, por mucha Cristina o mucho Piter Robledo (y bueno, para mantener la neutralidad política había que mencionar algo del PRO para equilibrar, aunque fuera éso) que tengamos o hayamos tenido.


Tampoco es casual que, en la votación para aprobar o no el poner el nombre de Carlos Jáuregui a la estación, haya ganado el sí por unanimidad. A pesar de estos temibles vientos derechosos que soplan en Argentina, en América Latina y, lamentablemente, en todo Occidente, se han logrado conquistas que nos han dejado en un lugar más alto. Tan alto que hasta miembros del PRO, un partido que no se autodefine nunca pero que por los hechos concretos es de una derecha a veces extrema, votan a favor de usar el nombre de Carlos Jáuregui. Eso demuestra que bajar del piso de derechos en el que estamos es, al menos en lo inmediato y en lo cultural, difícil. 
Sobre todo si, en la campaña para conseguir el sí a usar el nombre de Jáuregui, se logró que gente que anda en espacios tan distintos como Estela Carlotto y Beatriz Sarlo. se pongan de acuerdo en dar el sí.
20 años después de su muerte, Carlos Jáuregui logró que la grieta se cierre aunque sea para la foto.




Y para cerrar el post, una de las infaltables amigas de Gustavo Pecoraro, principal responsable de ésta campaña. Besis y felicitaciones desde Córdoba.

lunes, 29 de agosto de 2016

Un pibe de 22 años está muerto

Bueno, resulta que un pibe de 22 años está muerto, pero lo que importa no es éso sino qué podemos decir sobre ello los que seguimos “vivos”.
Un pibe de 22 años está muerto, pero lo que importa es remarcar que fue a un encuentro casual para hacer un trío (¡Un trío!¡Nada menos!) y que, encima, usó Popper y vaya a saber qué otras sustancias que terminaron dándole un paro cardíaco.
Un pibe de 22 años está muerto, pero lo que importa es resaltar que estaba enfermo, que tenía sexo sin protección, que compraba drogas baratas e ilegales, que vivía en riesgo, que no se quería.
Un pibe de 22 años está muerto, pero lo que importa es asegurar que la familia no lo contenía ni lo contuvo nunca, que sus amigos eran todos drogones perdidos como él, que no tenía a nadie con quién hablar, con quien compartir, con quién sentirse acompañado.
Un pibe de 22 años está muerto, pero lo que importa es entrar a su Facebook, al que nunca entramos antes ni aunque él nos lo pasara, para ver sus fotos, sus publicaciones y los comentarios que le dejan.
Un pibe de 22 años está muerto, pero lo que importa es pedir casi como desesperados en el tablero de Manhunt que alguien nos pase su Nick para que podamos chusmear en su perfil, sus fotos, sus palabras, sus preferencias.
Un pibe de 22 años está muerto, pero lo que importa es decir que lo conocíamos, que sabíamos en qué andaba, que hasta alguna vez le advertimos que no fuera tan descocado y que no nos hizo caso.
Un pibe de 22 años está muerto, pero lo que importa es hacer algún chiste o comentario malicioso sobre las locas que cogen a diestra y siniestra mientras se drogan con la merca más barata que les vende la policía que después los para si los ve con gorra o en moto.
Un pibe de 22 años está muerto, pero lo que importa es decir todo lo otro para poder asegurar que ya estaba muerto en vida.

Un pibe de 22 años está muerto, éso debería ser todo lo que tenemos para decir. Deberíamos hacer silencio, aunque sea un segundo, y sentirnos mal, tristes, angustiados. Y si no podemos, deberíamos intentarlo. Porque si no podemos entristecernos aunque sea un poquito leyendo esas siete palabras, los muertos en vida somos todos los que seguimos vivos.

viernes, 19 de agosto de 2016

What are you looking at?


Hace poco, estuve obligado a quedarme encerrado en casa unos días gracias a unos leves estornudos que por suerte pude hacerlos pasar por una terrible gripe terminal en el laburo, así que me metí a googlear series gays para ver, porque estaba seguro que después de Queer As Folk habrían hecho algo nuevo que valiera la pena ver.
Y encontré, obviamente, a Looking.
Sólo tenía dos temporadas, de 8 y 10 capítulos y una película que hicieron para cerrar los cabos sueltos de la serie. Esto era ideal porque, como ya estaba cancelada, tenía la certeza de que nunca harían una tercera temporada, así que sería como ver dos películas largas y una final conclusiva.
Antes de bajarla leí algunos comentarios hechos por unas cuantas locas entusiasmadas con el realismo de la serie. Decían que por fin teníamos una serie que retrataba la verdadera vida de los gays de alrededor de 30 años, sin estereotipos ni censuras ni tapujos ni moralinas. Los comentarios negativos decían que prometía ser la Sex And The City gay pero que era aburrida, oscura y con historias poco atrapantes (lo cual explicaba el bajo rating y su rápida cancelación). Y contra estos comentarios negativos estaban los que retrucaban diciendo que si una serie gay no tiene brillo, glam, locas plumíferas graciosas y, sobre todo, machos musculosos que pelen el lomo, nadie la mira.
Es decir, los comentarios parecían reflejar la eterna discusión entre locas con pretensiones de intelectuales y locas con pretensiones de superfluas. Por supuesto, no hay nada que me dé más placer que meterme en esa discusión, para poder decirles a las intelectualocas que son unas pelotudas atómicas, pero no podía hacerlo sin ver la serie, así que me lancé nomás a Looking, cruzando los dedos para que fuera un verdadero bodrio pretencioso y de baja calidad. Y, afortunadamente para mí (y lamentablemente para el arte y el entretenimiento gay), no sólo cumplió mis expectativas sino que las superó, las reivindicó y hasta añadió inesperados argumentos para defenestrarla. 

A decir verdad, Looking empieza bien. De normal a bien. Tiene un primer episodio que no dice mucho ni promete mucho. Muestra a tres amigos gays que viven en San Francisco, la ciudad más gay friendly del mundo y de la historia, y –salvando las enoooooooooormes distancias- sólo con ese primer y engañoso capítulo, uno puede llegar a creer que la serie es una especie de Sex And The City gay, un poco más profundo, mil veces menos cínico y filmado de un modo mucho más lento y oscuro.
De las tres locas, el protagonista principal es Patrick, un gay blanco (en EEUU hay que aclararlo siempre) de 29 años, soltero, que se dedica a diseñar video juegos y, al parecer, está buscando (looking) el amor. Digo al parecer porque la verdad no me quedó claro qué busca, pero el personaje tampoco lo tiene claro, así que no importa.

Patrick vive con Agustín, un gay cubano, barbudo (eso lo aclaro yo porque me parece horrible su barba) de 31 que es la típica loca disqueartista/drogona/promiscua que vive del aire, mantenida por los amigos y el novio (al parecer) y que no se sabe si va a estar viva mañana o va a terminar tirada con sobredosis en alguna vereda meada, como efectivamente le pasa dos o tres veces. Más adelante nos enteramos de que fue a San Francisco a los 20 años para ser una especie de Andy Warhol o Keith Haring pero termina dándose cuenta que es un queso para el arte y vivió toda su veintena autoengañandose, por lo cual tiene una crisis existencial que lo llevará a romper con su pareja, a más sobredosis y a terminar reformando su vida con un oso con HIV que trabaja en un centro de ayuda para jóvenes LGBT que no tienen hogar o algo así (está tan mal tratado ese tema tan importante que prefiero olvidarlo).

El otro personaje importante es Dom, amigo de los dos anteriores pero sobre todo de Patrick (con quién cogió hace mucho y quedaron como amigos). Dom es una loca de 40 años que, como iba al gym desde chiquita, se pasó los últimos veinte años de su vida cogiendo a diestra y siniestra y , a pesar de que se mantiene en forma, está medio asustada porque se le viene la vejez y siente que no logró nada (además de que va a coger cada vez menos). 

Supuestamente, trabajó de mozo toda su vida y puede pagar el alquiler porque vive con su exnovia Doris, una rubia cuarentona no tan bien conservada como él que al principio parece ser la voz de la razón de la serie. Pero no, es sólo una rubia cuarentona con poco maquillaje que trabaja de enfermera y que, supongo, la metieron para representar a los/as heteros y quizás también para darle a Dom un pasado de hetero que explique su no amaneramiento (que le dura hasta que se chupa o hasta que tiene a alguien con quién sacar el cuero).

Es decir que, hablando en cristiano gay, la serie trata de una histérica, una artistaza y una musculoca.
Cuando empecé a verla, efectivamente me pareció algo aburrida pero tampoco imposible de ver y, por lo menos, tenía algunas situaciones típicas en la vida de un gay. La primera escena del primer capítulo comienza con la que quizás es la más típica (y la menos aceptada): muestra a Patrick metiéndose entre los yuyos seguido por un viejo barbudo que le quiere chupar la pija y/o coger. Mientras el viejo intenta desabrocharle el pantalón, Patrick dice: “Hola, me llamo Patrick”. El viejo lo besa para que se calle y sigue intentando desabrocharlo pero Patrick sigue con un super original “¿Y venís siempre por acá?”. Ahí el viejo le dice que se calle y empieza a pajearlo pero a la loca charlatana le suena el celular y se va, diciendo que tiene que atender.

Esta primer escena me hizo reir (creo que fue la única vez que me Looking me hizo reir). Pensé que Patrick sería una especie de loca inocentona e insoportable, de esas que van a un cojedero público con la intención de hacer amigos (todavía las hay), o que la serie quería tratar lo que pasaba en esos lugares o quizás simplemente era una situación graciosa para introducir al personaje. Pero a la escena siguiente vemos a los tres amigos charlando y nos enteramos que los protagonistas no son asiduos de ir a coger a los parques sino que habían ido esa vez sólo por diversión. Ahí tuve mi primer desencanto porque, evidentemente, la serie iba a tratar de locas que nunca van al parque (o, al menos, que no lo confiesan) pero tampoco era tan malo. Podía ser de locas que no cogen en el parque e igual atraparme. Además, en algún lado tienen que coger, así que seguí esperanzado.

Más adelante, vemos a Patrick acudir a una cita en un bar con un tipo con el que chatea. Resulta ser una de esas “horribles primeras citas” donde el tipo lo rechaza porque el muy idiota de Patrick no tiene mejor idea que contarle que el día anterior anduvo shirando en el parque. Lo interesante es cómo lo cuenta, le dice algo así como: “Ayer con mis amigos fuimos a shirar al parque porque queríamos ver si todavía la gente hace esas cosas”. Es super común que una loca te cuente sus sucias y pecaminosas aventuras de cruising como si fueran un hecho aislado y divertido. También es super común que una loca te rechace por una pavada enorme como contarle eso. Pero la verdad que, para ser una serie gay, se notaba mucho la posición tomada por el guionista de presentar al shiro en un parque como algo feo, raro, que ya nadie hace o que sólo hacen los locos. Sobre todo por el hecho de que nunca más en ningún capítulo tenemos otra escena que muestre o hable de eso.
Pero bueno, hasta ahí seguía pasando, porque no es necesario que la serie sea pro-crusing y porque todavía estamos en el primer capítulo. La loca con la que Patrick se cita es médico oncólogo (¡para colmo! no es lo mismo que te rechace un doctor que un operador de call center) y, algo que me pareció muy curioso, intercambian tarjetas para presentarse. Creí que eso pasaba sólo en los libros de Sherlock Holmes, pero bueno, parece que en EEUU siguen haciéndolo.

Tras esa “desastrosa” primer cita, la pobre Patrick se va con la cola entre las piernas en vez de rota y se toma un colectivo donde empieza a mirar un mapa o algo que lleva en las manos. Un chavón latino y barbudo (parece que la barba está o estaba de moda en San Francisco) le empieza a hablar y a preguntar si está perdido y, entre otras boludeces, le dice que tiene lindos ojos y le saca una tarjeta del bolsillo y lee el nombre del doctor pensando que es el de él y le dice “ah, sos médico”. Y la muy estúpida de Patrick le dice que sí.

Más adelante, cuenta que lo hizo porque quería sentirse mejor, pero realmente no entiendo porqué algo así haría sentir mejor a alguien. Si el hecho de que un pelotudo al que no conocés te crea médico sirve para repararte la autoestima, loca, no estamos viendo una serie gay sino una serie sobre psicópatas estúpidos que tienen reacciones de psicópatas estúpidos. Para colmo, cuando se está por bajar el mexicanito le grita si puede llamarlo por teléfono y la muy tonta se baja riéndose. Que alguien vea esa escena y me la explique, por favor, quizás me perdí algo. Hacer eso a los 15 o a los 18 te lo entiendo. A los 29, no tiene explicación, salvo que seas paciente de un psiquiátrico.
Hacia el final tenemos otra situación gay, aunque más de este milenio: una despedida de soltero del ex de Patrick que, a pesar de estar en este milenio, la celebra junto a su novio (despotricaría más contra esta situación si no fuera porque hace poco fui a una despedida de soltero gay compartida ¡Qué locura los celos, mamita!).
En medio de la fiesta, Dom, la musculoca cuarentona le cuenta a Patrick que esa misma tarde intentó levantarse a un compañero de laburo y no le dio bola, así que se quiere ir a buscar algún “putito rubio” para reafirmar su autoestima. ¡Aleluya, loca! Ahora sí te creo que estamos viendo una serie que muestra la realidad gay y con un personaje gay con el que me puedo identificar (a mí mismo y a varios). Pero la escena con el putito rubio queda para la próxima semanita, como diría Beatriz Salomón, porque el primer capítulo termina ahí, con una larga escena de Patrick saliendo a buscar al mexicano del bus y, como por arte de magia, lo encuentra en la entrada de un boliche gay para latinos mientras suena una canción pedorra que ni siquiera es de Depeche Mode.

Resumiendo, que el primer capítulo me dejó con la idea de que Dom era una especie de Samantha Jones versión gay, que Agustín iba a ser el personaje más almodovariano y que Patrick iba a ser la loca histérica a la que iban a pasarle todas las cosas que le pasan a un gay sin afectarlo o, al contrario, transformándolo completamente.
Es decir, que la única razón más o menos interesante para seguir viendo a Looking, para mí, era Dom. Y hasta ahí nomás. Pero lo peor de todo es que, en los siguientes capítulos, a Dom le pasa lo que jamás creí que podría pasarle a una cuarentona: ¡se enamora de una loca cincuentona! ¿Dónde se ha visto? Que dos viejos cojan en un sauna o después de chatear o de un boliche o en el mismo parque, vaya y pase. Pero ¿amor a la tercera edad gay? Acá el guionista se quiso hacer el interesante porque, efectivamente, es un tema que raramente se trata. Lo normal hubiera sido que Dom se cogiera a un pendejo por capítulo (con algún que otro viejo por ahí, porqué no) y que cada uno hubiera representado algún estereotipo de gay. Pero acá lo vemos a Dom enamorándose de una loca cincuentona que decide ayudarlo a poner su propio restaurant y convertirse en su mentor. ¡Queriiiida! Si ya te estabas sintiendo fracasada por llegar a los 40 y todavía ser un simple mozo de un resto de cuarta, peor deberías sentirte si a los 40 años estás necesitando alguien que te enseñe cómo moverte en la vida.

Igual es un subplot que dura un par de capítulos y que no hace más que mostrar esa situación, porque no la explora ni superficialmente. De hecho, a los pocos capítulos se convierte en un pasado que nadie sabe por qué ocurrió. Yo hubiera preferido, lo confieso, que Dom fuera Samantha, pero cuando ví que la loca ciencuentona aparecía de nuevo, me dije que tenía que abrir mi cabeza para ver algo jamás visto…¡y después tampoco me dan eso!
Igual para esa altura ya nos damos cuenta que Dom y Agustín no pinchan ni cortan en la serie, están para hacer bulto, porque la trama central es la de Patrick con el mexicanito y con su nuevo jefe, que es una loca semitapada con la que mantiene una aventura en secreto.

Kevin, el jefe de Patrick, es el tipo de loca que yo personalmente detesto (aunque a las locas como Patrick creo que las detesto aún más). Es la loca a medio camino de asumirse, que se hace la hetero y que hasta logra que algunos ilusos le crean exagerando al 1000% sus gestos y formas masculinas. En ésto, le pegaron justo con el actor, Russel Tovey, una loca que declaró alguna vez que quería ser un modelo de gay masculino para los chicos gays de ahora porque cuando él era joven todos los modelos de gays eran femeninos. Patética, pero bueno, no es la única loca que cree que a la homofobia se la combate convenciendo a todas las demás locas de que se comporten como machos en vez de soltar plumas porque los que están mal son los afeminados que viven su vida como les sale y no los homofóbicos que los discriminan, golpean, torturan y matan por no ajustarse a los patrones de comportamiento heteropatriarcales. Pero bueno, locas como Russel Tovey son incapaces de terminar de leer la frase anterior sin dormirse. Y aunque la terminaran, jamás la entenderían porque seguro también creen que si una mujer violada llevaba minifalda, estaba pidiendo que la violen y el o los violadores no tenían por qué contenerse y evitar cometer un delito –por no decir, un acto inhumano y cruel- contra una puta.

¿Qué tiene que ver esto último con Looking? se preguntará algún apolítico. Bueno, mucho. Looking es una serie pro asimilacionismo gay, por decirlo de alguna manera. Es decir, promueve la forma de vida de los gays que se adaptan al sistema heteropatriarcal que, en algunos lugares del mundo, como por ejemplo San Francisco, les hace un hueco para que se metan, a condición de no atentar contra el orden de ese sistema. Si sos masculino (o medianamente masculino, porque siempre es una cuestión de grados), trabajador y deseás para tu vida más o menos las mismas cosas que un hetero, que ahora hasta incluso pueden ser casarse y tener hijos (¡Dior nos libre!), entonces podés pertenecer. Obvio que a pesar de todas las leyes que te protejan, vas a ser un ciudadano de segunda porque, por muy asimilado que estés, seguís siendo puto y la gente lo sabe y, sobre todo, vos lo sabés. Y sos vos el que en el fondo realmente cree que merecés ser de segunda por ser puto, así que está todo bien. Un gay asimilacionista es homofóbico por el simple hecho de que desea pertenecer a un sistema homofóbico.
Ahora, si sos demasiado afeminado, o sos travesti o trans o queer y además de eso no sos trabajador y/o no deseás para tu vida más o menos lo mismo que desea un hetero, bueno, no hay lugar para vos, ni siquiera en San Francisco. Tenés que, sí o sí, ser un gay “separacionista”, que reivindique el modo de vida queer y/o modos de vida que, supuestamente, están fuera del orden heteropatriarcal. Acá, por supuesto, se abriría la enorme discusión de qué sería un modo de vida queer y, sobre todo, si realmente es un modo de vida ajeno al sistema o está incluido a pesar de su aparente exclusión como un lugar de marginales al que seguir persiguiendo y desgranando hasta que se desate una guerra de exterminio total o, más probablemente, hasta que la frontera de exclusión se corra un poco más allá y esos excluídos queden dentro, alimentando al sistema.

Pero eso es otro tema. Y, sobre todo, es otro tema para Looking, que lo esquiva alevosamente. Tan alevosamente que hasta inventan un personaje queer en la segunda temporada para poner en su boca todo lo que los críticos, conscientes de lo anterior, le criticaron a la primera temporada. Pero mirá si serán sucias las locas creadoras de Looking que en vez de plantear la cuestión lo más objetivamente posible directamente hacen que este personaje sea desagradable y antipático por sí mismo y lo ponen de antagonista de Patrick. Es decir, o pensás como ellos o sos como esa loca despreciable. Y bueno, al menos son sinceros en su postura. Pero no deja de ser un truco barato.
Igual, con Looking me dí cuenta de una cosa. Si te convertís en una loca “asimilacionista”, si realmente vas a intentar tener una vida lo más heteronormativa posible ¿Qué sentido tiene que hagan una serie sobre vos? ¿Qué tenés de interesante para aportarle a HBO, a la tele en general, al mundo o, aunque sea, al arte cinematográfico? Es decir, quizás podría hacerse un reality de una o dos horas sobre “locas que tratan de vivir como heteros”. Pero ¿una serie entera? Obvio que va a ser aburrida porque no tenés nada que no nos digan los heteros con las mil ochocientas millones de trillones de series heteros que existen.

Porque el aburrimiento de Looking no viene tanto de un guión o dirección flojos o de que use actores que no sean adonises de abdominales marcadas, viene justamente de su falta de compromiso, no sólo ni tanto con la "política" gay sino con la vida misma, con las relaciones, con los lugares, con las personas, con la humanidad, etc. Los personajes son aburridos no porque lo sean por sí mismos sino porque el guión nunca los saca de sus propias burbujas donde viven pensando en sus vidas, sus familias, lo que piensan los demás de ellos, etc. ni los lleva a escenarios o lugares donde deban enfrentarse realidades complejas o problemáticas. Y si lo hace (como en el caso de la muerte del padre de Doris o la necesidad de tener una pareja monógama de Patrick o el trío que arma Agustín pagándole a un taxi boy) simplemente pasan por ahí como pasaría cualquiera y no reciben ni dan nada. La realidad no los altera ni ellos la alteran, solo les pasa por al lado y ellos siguen en su burbuja de egocentrismo, de autopercepción y de apatía total hacia los demás y hacia al mundo. Una apatía que sólo es posible mantener cuando vivís demasiado enfocado en vos mismo y en tu cuerpo y tus propios sentimientos.
Eso hace que los personajes sean irreales, porque nadie aguanta tanto tiempo viviendo en una burbuja así, ni aunque viva drogándose como hacen ellos (¡qué manera de necesitar drogas para todo que tienen los yanquis!). Y, además, los hace huecos, superfluos, estúpidos, vanos. Es decir, todas las características que supuestamente tienen las locas adonis de abdominales marcadas ¡Y ni siquiera son adonis de abdominales marcadas! Son sólo 3 locas comunes y corrientes con su amiga hetero que es igual de vacía que ellas.

El personaje de Doris, la ex novia y ahora amiga de Dom, realmente revela la esencia de Looking, porque la actriz se la pasa poniendo unas caras antes de hablar que te hacen decir "acá va a decir algo importante sobre la vida, las relaciones, el sexo o los gays” pero termina diciendo oráculos profundos y reveladores del tipo “No sé, es tu vida, hacé lo que quieras”.  Es como si la serie tuviera un momento en que nos crea la expectativa de que vamos a escuchar  algo trascendente, o al menos, una ironía cínica como las de Miranda o un chiste sexual como los de Samantha en Sex And The City, pero de golpe se transforma en el dibujo animado de Los Picapiedras cuando el dinosaurio de turno dice algo estúpido pero no muy inesperado para que los niños se rían o sonrían.

Lo mismo pasa con Dom, que es una loca “vieja” y por lo tanto, se supone que tiene algo interesante o gracioso para decir. Y lo mismo pasa con todos los personajes porque son gays en una serie gay hecha por gays, por lo tanto uno espera mínimamente un chiste o alguna reflexión medianamente interesante sobre los gays. O, aunque sea, sobre algo. Pero no hay nada.
Si alguien me preguntara “¿De qué se trata Looking?” y yo contestara “De tres gays que viven en San Francisco” estaría diciendo la total y completa verdad. Porque más que eso, no hay. Si alguien me preguntara de qué trata Sex And The City, podría decir “son 4 amigas que viven en New York” pero sentiría que me quedo corto. Y ojo, no estoy defendiendo a Sex And The City. Justamente me parece una seria bastante banal, pero al lado del guión de Looking las columnas de Carrie Bradshaw parecen tratados de Sócrates.
La palabra “looking” en inglés puede significar muchas cosas según qué palabra la acompañe (no es lo mismo looking at, que looking for, que looking good, etc) pero, en general (y para esta serie también) su significado se interpreta como “buscando”. Realmente, el nombre está muy bien puesto, porque hay una búsqueda permanente de sentido tanto en el guión como en la vida de los personajes que no acaba nunca porque, a mi entender, el guionista y el director no tienen nada interesante para decir.
Y de hecho, frente a las críticas, ellos y sus defensores contestaron éso mismo: que sólo les interesa mostrar la vida “normal” y real que llevan los gays. En realidad, la peor crítica que recibieron es que la serie es aburrida. Y, efectivamente, lo es, como toda cosa que intente mostrar la realidad.
No es un reality sobre la vida gay en San Francisco, es una serie con personajes y situaciones inventadas pero que podrían verse en un reality. De hecho, el cuarto o quinto capítulo es un seguimiento de Patrick y Richie (la loca mexicana barbuda que hace de chico bueno) en su primera cita, charlando sobre sus vidas mientras se toman un autobús, caminan por un parque y se sientan a mirar el mar. Sí, toooooodo un capítulo es sólo el diálogo entre dos personajes. Este atentado contra la capacidad de atención de los espectadores se explica porque el director de Looking hizo una película llamada Weekend que se trata de dos gays que recién se conocen y pasan todo un fin de semana juntos y, al parecer, llegan incluso hasta a enamorarse en sólo dos días. No la ví a la película pero tiene excelentes críticas, por lo tanto el director parece que quiso repetir el experimento o hacer un guiño para que todos los que comenten Looking se vean obligados, como yo ahora, de hacer referencia a Weekend, el gran logro de su carrera. Otro truco barato, si los hay.

En definitiva, la serie no sólo no me gustó y me pareció aburrida sino que me pareció desagradable en las formas sutiles y no tan sutiles que tiene de querer vender un solo modo de vida y comportamiento gay como el deseable. Y no es que yo crea que esté mal ser asimilacionista ni condeno a la loca que quiera serlo en la vida real, pero sí espero que una serie gay sea un poco más rica y seria en cuanto a los enfoques sobre esos temas y que, sobre todo, no me intente vender nada. El sólo hecho de directamente no incluir personajes queers o que se salgan un poco de la raya de la normalidad admitida para un gay actual en San Francisco ya es tomar una postura bastante fuerte con respecto al tema. Es una “no inclusión” hasta en la ficción.
Hay, además, otro aspecto importantísimo en que la serie demuestra su afán de asimilacionismo y es en su mojigatería. Hay algunas escenas de desnudos (culos, exclusivamente) y algunas escenas de sexo pero son rapidísimas y sólo tienen sentido porque el guión dice “y entonces, cogen”, pero no porque tengan algún interés sensual de por sí. Tengo en la cabeza escenas de Queer As Folk, de The L Word, incluso de Sex And The City o de Game Of Thrones mil veces más excitantes y provocativas que toda Looking entera y algunas son de hace 10 años o más. Realmente, muy mal filmada la parte “porno” y no es que yo esperara excitarme viendo la serie (cosa de todas formas imposible porque ninguno de los actores me parece lindo y algunos hasta me resultan desagradables) pero parece que tuvieran vergüenza de mostrar sexo gay en la pantalla de HBO y eso queda realmente estúpido.

Y como broche de oro, hay que pensar que algunos críticos heterosexuales (bueno, dos por lo menos) calificaron a la serie como un “no es muy entretenida pero se justifica por su misión social”. Claro, un hetero desinformado (y, para el caso, una loca desinformada también) puede creer que Looking cumple algún tipo de misión en la sociedad por ser una serie gay. Es lo mismo que me pasa a mí con los partidos de fútbol del mundial.  Me ha pasado, después de una derrota argentina, pensar “si corrieran más hubiéramos ganado” sólo para escuchar a mi hermano o algún amigo hetero de turno decir “si corrieran menos hubiéramos ganado”. Y, por supuesto, yo acepto sus expertas opiniones heteros y descarto las mías no tanto porque no sepa nada de fútbol sino porque el fútbol no me interesa un sorete.
El mismo desinterés demuestran estos críticos heteros que, en su afán de hacerse los progres, ven una serie gay y ya por el simple hecho de ser gay le ponen un punto. Algún tipo de misión social estará cumpliendo sólo por ser gay, pensarán.
Lo más cómico es que, si Looking tiene algún tipo de misión, es justamente la contraria a la que un progre desearía de una serie gay.