lunes, 9 de febrero de 2009

La loca más grande de todos los tiempos


Dicen que las locas sufrimos todas de delirios de grandeza. Y todas queremos ser la mejor, la número uno, la más admirada, la más envidiada. La más top.

Todas queremos ser divas. Queremos ser reinas.

O más bien LA reina.


Pero es inútil, por más que nos esforcemos ninguna podrá nunca llegarle a los talones a la loca más grande de todos los tiempos. Porque hubo una vez una loca tan pero tan grande que hasta los heterosexuales más grandes de la historia quisieron ser como ella o parecérsele (incluso el día de hoy).


Tan grande era esta loca que le decían El Grande.

Por supuesto, estoy hablando de Alejandro Magno, quien 2.300 años después de haber muerto sigue siendo el hombre más grande entre los grandes hombres de la Historia, el conquistador más importante de todos los tiempos, el general más exitoso de todos, el rey más top. Nadie pudo nunca conquistar tanto en tan poco tiempo y con menos recursos que los que usó Alejandro III de Macedonia.


Acercarse a la figura histórica de Alejandro es enfrentarse no sólo con un personaje impresionante de por sí sino con cientos de historiadores, literatos, cinematógrafos, etc que, durante 2.300 años, buscaron contar la historia del más grande de los reyes.


Y es por eso que existen tantas historias sobre Alejandro Magno y tantos Alejandros Magnos construidos a través del tiempo que, al menos yo, siento una antipatía irreprimible hacia él. Las personas que me cautivan no son las que suelen estar en el centro de la atención (exceptuando a Madonna). Pero igual, de chico querían que me gustara Alejandro así que solía recibir libros, historietas y hasta videos sobre él de regalo por lo que me salió bastante gratis conocerlo. Y creo que lo mejor que he leído sobre él son las 8 páginas que le dedicó Will Cuppy en The Decline And Fall Of Practically Everybody.


Alejandro Magno tiene sus fans y sus detractores, pero son más sus fans. De hecho, sus verdaderos detractores murieron hace mucho; hoy en día nadie sale a quejarse por la gente que mató, torturó, violó, masacró y traumó Alejandro ya que nadie se acuerda de ellos. Quién sabe, quizás dentro de 2.300 años algún historiador rescate la figura de Hitler y ningún judío sepa de quién están hablando.


Como sea, Alejandro tiene, incluso 2.300 años después de su muerte, miles y miles de fans en todo el mundo. Me atrevería a decir que todos y cada uno de ellos son nerds que se la pasan leyendo lo que a nadie le interesa. Pero lo más divertido del club de nerdfans de Alejandro Magno no es que se sepan de memoria el número de espadas con empuñadura de cuero que usó en la batalla de Issos o cuántas vueltitas le dio desnudo con Hefestión a las estatuas de Aquiles y Patroclo; lo más divertido es que arman debates casi sanguinarios sobre la sexualidad de un griego del siglo III a.C.


Porque existen dos grandes grupos de fans de Alejandro: el grupo que niega la homosexualidad de este personaje y el grupo que la acepta. Pero, paradójicamente, el grupo más plagado de homofóbicos es el de los que aceptan la homosexualidad de su príncipe preferido. De este grupo de amantes de Alejandro surgen frases como “No todos los gays son maricones, sino mirá a Alejandro Magno”.


Y es que nadie creería que un hombre que mandó sobre tantos soldados, mató tanta gente, conquistó tantas tierras y se hizo respetar y temer por todo el mundo conocido en su tiempo pudiera ser maricón. Algunos se sorprenden al enterarse que a este terrible general que domó a su caballo a los 12 años de edad y amputaba lenguas, testículos, pezones, ojos, uñas, etc., a sus cautivos, le gustaba ponerse un vestido plateado y jugar con sus amigos a que era la diosa Atenea o que, después de morir Hefestión, (su “logístico”, según wikipedia) lloró durante días recostado sobre su cadáver y pasó el resto del año contruyendo templos y estatuas en su memoria hasta morir enfermo de tristeza, alcoholismo y fiebre.


Esta mezcla de testosterona milica con estrógeno romanticoide que conforman la personalidad de Alejandro parece inexplicable -casi alienígena- y es comprensible que las locas no plumíferas se sientan cautivadas por este personaje y lo usen para esgrimir sus argumentos antipluma. Y sin embargo es un simple problema de extrapolación de conceptos, como suele ocurrir siempre en la Historia.


Porque en la época de Alejandro no existían los “gays”. Existían, por supuesto, hombres que se la comían con tantas ganas como se la come una loca actual, pero a nadie se le ocurría pensar que eso lo hacía menos hombre. Al contrario, el hombre que tenía poco sexo con otros hombres y prefería a las mujeres era el que más se veía acosado por las dudas sobre su hombría. Ser bisexual y machista era lo top en la Grecia (y otras partes) de Alejandro. Con la mujer había que tener hijos, con los hombres había que amarse y pasarla bien.


Claro que siempre había algún enfermo, desviado, anormal y seguro drogadicto (sidótico no, porque no había HIV) que prefería amar a las mujeres y pasarla bien con ellas, pero seguramente eran minoría, como seguramente son minoría los enfermos de hoy.


Pero volviendo al tema, a nadie se le ocurría pensar que por comerte una pija ibas a ser maricón. Eso fue algo que se les ocurrió muchos siglos después a los filósofos y pensadores judeocristianos, tan machistas como los griegos pero con muchas menos ganas de disfrutar la vida. Para los griegos, en general, coger poco y rezar mucho era insano. Y Alejandro era de lo más griego que uno pueda imaginarse. Uno de sus maestros fue el propio Aristóteles.


Así, Alejandro pudo vestirse de mina (o, más bien, de diosa) y hacer que sus soldados se quedaran firmes con sólo gritar “firmes” una sola vez sin preocuparse mucho por lo que fueran a pensar los vecinos sobre sus costumbres sexuales. Pero eso era sólo porque en aquella época la gente no iba a catecismo ni a misa a escuchar las ocurrencias misóginas de alguna loca traumada que cada noche mira fotos de pornografía infantil con una linterna en su cama sino que se la pasaban escuchando a poetas y cantores bronceados y atléticos de tanto viajar por el mundo que contaban cómo los dioses vivían metiéndose los cuernos unos a otros sin importar género, estado civil, edad, parentesco, etc.


En fin, el debate sobre la sexualidad de Alejandro seguramente continuará hasta que la gente empiece a pensar que la mujer no es un ser inferior y que un hombre que hace lo que ella en la cama no se “inferioriza” por ello. Pero como el debate hoy es absurdo, mejor sigo, o más bien empiezo, con la historia de esta loca a la que no está bien llamar loca pero, para no complicar tanto, la llamaré loca.


La historia de Alejandro Magno empieza, como la historia de cualquiera, cuando su madre lo dió a luz. Si doña Olimpia, la mamá de Ale, se hubiera limitado sólo a eso, quizás Alejandro Magno no hubiera sido Alejandro Magno. Pero Olimpia, como toda madre, además de darle la vida a su hijo, quiso controlársela, y Alejandrito salió como salió.


Olimpia era una princesa muy importante por ser la única hija y heredera del rey Neoptómelo. Fue casada con Filipo II de Macedonia a los 19 años y tuvo dos hijos con él, Alejandro y Cleopatra. Olimpia odió a su esposo desde el comienzo porque éste le era infiel y ella no toleraba quedar ante la gente como una pobre cornuda. Por ello, decidió hacerle la vida imposible a su marido hasta hacerlo asesinar.


En resumen, era una mujer normal como cualquier otra. Sólo tenía una pequeñísima rareza en el terreno mascotas: era “ofidiofílica”. Tenía la casa llena de serpientes de todas las clases, cosa que a Filipo le ponía los pelos de punta. Olimpia dormía con ellas, les daba de comer, las sacaba a pasear y las acostaba en la cuna de Alejandro todas las noches para tener a todos sus amores cerca.


Filipo, por su parte, era también un tipo bastante común. Tuvo 7 esposas además de Olimpia (y al mismo tiempo) y quizás 7 mil amantes de ambos sexos y variadas razas y edades. Poco para los reyes de su época. Con todo, era lo bastante vivo como para aprovechar que los griegos se habían hecho pomada en la guerra del Peloponeso y subyugarlos bajo la corona macedónica.


Filipo comenzó a odiar a Olimpia porque le molestaba llegar medio borracho a su casa y no poder tirarse en su cama ya que a una de las pitones de Olimpia le gustaba dormir del lado derecho. También parece ser que subyugar a Grecia se le subió a la cabeza y pensó que ya no necesitaba tanto la alianza con Epiro, de donde venía Olimpia.


Como sea, Filipo amaba a Alejandro, su heredero legítimo. Pero el niño parecía no querer a su padre ya que se escondía de él cuando éste lo buscaba para jugar a los soldados con una espada de madera o se envolvía el cuello con alguna víbora para que Filipo saliera corriendo y lo dejara en paz.


Filipo creía que Alejandro no lo quería por culpa de Olimpia.

Quizás porque Olimpia era muy absorbente o porque Alejandro era muy mamero, madre e hijo pasaban todo el tiempo juntos. Olimpia le llenaba la cabeza al nene con toda clase de historias horribles sobre Filipo que Alejandro creía al pie de la letra.


Un día, Olimpia llevó a Alejandro al templo de Zeus-Amón (un dios greco-egipcio con forma de serpiente) y allí, entre serpientes sagradas, le reveló la verdad: él no era hijo de Filipo sino de Zeus-Amón, que se había presentado a ella en forma de una enorme serpiente negra y la había fecundado sin que Filipo supiera.

Alejandro salió muy contento del templo de Zeus-Amón y creyó hasta el último día de su vida que él era hijo de una serpiente. Se la pasaba diciendo por todas partes que su padre era una serpiente y podía estar horas jactándose de ello.


Incluso una vez, cuando Alejandro tenía sólo 6 años, sus compañeritos de juegos se hartaron y le dijeron que él no era hijo de una serpiente. Alejandro los hizo ejecutar en el acto y ya nadie se atrevió a decir que no era hijo de una serpiente.


Más tarde, a los 12 años de edad, asesinó a Nectanebo, su maestro de astronomía, pero esta vez por el puro placer de aniquilar a su profesor. A Alejandro no le gustaba estudiar los astros, pero al menos Nectanebo le ayudó a encontrar su verdadera vocación que resultó ser no la astronomía sino el asesinato. Con todo, no hay que negar que Alejandro era un asesino simpático y juguetón ya que para matar al astrónomo lo empujó a un pozo mientras éste miraba las estrellas.


A Filipo le preocupaba mucho la educación de su heredero, que tan poco respeto mostraba por sus profes. Por lo tanto, decidió llamar al profe más top de la época para ver si así funcionaba la cosa. Así fue como Alejandro conoció a Aristóteles, quien fue su maestro en los difíciles días de la adolescencia.


Pero, como les suele ocurrir con los grandes pensadores, Aristóteles tenía problemas para ser un buen profe. Era muy volado y divagaba demasiado: se ponía a hablar de una cosa y terminaba hablando de cualquier otra y después no sabía cómo volver. Así y todo, era lo bastante inteligente para no acercarse a ningún pozo, precipicio ni nada parecido mientras estuvo con Alejandro.


Me gustaría decir que Aristóteles se lo cogió a Alejandro durante los 3 años que fue su profe, como solían hacer con sus discípulos todos los profes griegos. Pero no hay pruebas porque no hay nada tan poco documentado como la vida de Aristóteles. Supongo que pasarse todo el tiempo filosofando hace que uno no tenga una vida lo bastante interesante como para que algún cronista se moleste en registrarla.


Lo que sí sabemos es que Aristóteles ya era un cuarentón jugoso cuando lo tuvo de alumno a Ale y que el plato preferido de todo griego madurito eran los adolescentes menores de 16 años. También sabemos las cosas que hizo después Alejandro con Hefestión, Bagoas, Clito y otros muchachotes, así que me parece que podríamos sumar dos más dos sin mucho miedo a equivocarnos.


Puede que la posteridad haya exagerado la influencia de Aristóteles en Alejandro Magno sólo porque ambos son personajes importantísimos que convivieron un tiempito.

Era costumbre griega que el tutor de un efebo (adolescente) tuviera relaciones sexuales con él y le enseñara todo lo que hay que saber. Aristóteles sabía mucho sobre homosexualidad, aunque también en este tema tenía algunas ideas medio voladas. Por ejemplo, creía que la causa del goce anal tenía que ver con un nervio que bajaba por la columna vertebral hasta el recto y no con el roce prostático. Todo el sistema nervioso baja por la columna vertebral y se irradia hacia todo el cuerpo, pero Aristóteles estaba feliz porque creía haber descubierto la causa de la homosexualidad y no aceptaba ninguna refutación.


Igual munca sabremos si fue Aristóteles u algún otro lindo tutor velludito y barbudo quien inició a Alejandro en el “más bello de los amores” según los griegos. Pero me parece que para esa época Alejandrito ya había probado bastantes cositas, no sólo porque era la costumbre sino porque ya conocía a Hefestión.


Hefestión era uno de los tantos hijos de aristócratas que compartían educación con Alejandro. Su padre lo había mandado a la corte de Filipo con la esperanza de que se hiciera amigos importantes, cosa que ocurrió y con creces. No se sabe bien desde cuando se conocían con Alejandro pero sí que Aristóteles conoció a Hefestión en ésa época ya que tiempo después le dedicó muchas de sus cartas: al parecer, Hefestión era el preferido de todas las locas, fueran príncipes o filósofos.


No hay descripciones físicas de Hefestión ni tampoco de Alejandro. Mejor dicho, hay cientos de descripciones sobre ellos, pero ninguna puede realmente comprobarse como cierta. Algunos dicen que Alejandro era rubio y Hefestión morocho, otros al revés. Otros creen que uno de ellos era más alto, o que el otro era más gordo, o que el primero era más pasivo, etc.

Lo que sí se repite mucho es la idea de que Alejandro era petiso y eso seguramente es cierto. La mayoría de los grandes conquistadores no pasaban del metro setenta.


Sobre Hefestión, no cabe duda alguna: haya sido alto, petiso, rubio, morocho o lo que fuera, sin duda era un potrazo con mayúsculas. Alejandro, heredero del rey más importante del momento, podría haber elegido a quien quisiera para que fuera su amante. Y lo eligió a Hefestión.

Aristóteles también lo eligió a Hefe cuando pensó a quién podía hacerle el honor de dedicarle una obra suya.


Creo que son datos suficientes para que pensemos que Hefestioncito era el Brad Pitt de la antigüedad.

Incluso cuentan que cuando Alejandro y Hefestión se presentaron ante la reina Sisigambis tras derrotar a su hijo, Darío III, la tipa se arrodilló frente a Hefestión pensando que era él el rey, seguramente por la impresión que le causó su belleza.


Pero esto también puede ser una exageración. Quizás, como suele suceder con los favoritos de la gente con plata, lo que tenía Hefestión era simplemente una buena herramienta.


Es obvio que Alejandro estuvo perdidamente enamorado de Hefe toda su vida desde que lo conoció. Cuando la reina Sisigambis se puso colorada por confundir a Hefestión con Alejandro, éste le dijo, emulando a galán de telenovela: “No se preocupe, Doña Sisi, Hefestión y yo somos uno solo”.


También hay que pensar en el culto a Hefestión que inauguró Alejandro tras la muerte de su amante o en la visita que hicieron ambos a la supuesta tumba de Aquiles, el héroe de la Ilíada -con quien Alejandro gustaba de compararse- que también tuvo un “favorito” en su primito Patroclo.


Un amor así como el de Alejandro por Hefestión, tan inmenso, tan espectacular, sólo puede ser el resultado de dos cosas: o Alejandro vivía borracho (cosa verídica) o Hefestión no le daba suficiente bola y Alejandro vivía temiendo que lo abandonara a pesar de que Hefe dependía de él, ya que compartía toda su fortuna y su gloria militar.


Quizás eran las dos cosas juntas. Alejandro nació un 21 de Julio, por lo que era un canceriano casi leonino. En todos sus actos se notan la inseguridad del cangrejo y el arrojo del león. Pero dejando de lado la Astrología (ya que tampoco se sabe muy bien si nació ese día o no) hay que pensar que un hombre que llegó al extremo de conquistar el mundo entero no tendría porqué quedarse a medias tintas en el amor.


Y no es que Alejandro haya querido solamente a Hefestión. Tuvo varios amigos “muy queridos”, aunque nunca se haya dejado con Hefe. Uno de sus amiguitos fue el hermoso eunuco Bagoas, ex-esclavo personal de Darío III, lo cual me desconcierta un poco en mi creencia personal de que Alejandro era pasivo.

Quizás Hefestión, a fin de cuentas, era sólo una linda pasiva. Quizás es cierto eso que dicen algunos historiadores mojigatos de que Alejandro sólo fue derrotado por “los muslos de Hefestión”.


Pero me cuesta creerlo. Lo natural sería que Alejandro haya sido el pasivo ya que él fue quien eligió a Hefestión entre muchos otros gatos que pululaban en su corte y sólo los gatos activos consiguen príncipes con plata. Pero quién sabe, los hombres que están en pareja no suelen contar quién es el activo y quién el pasivo y a ningún cronista se le ocurrió averiguarlo y dejarnos el chisme.


Quizás Alejandro era amplio, cosa que explicaría todo. Y si a eso le sumamos que tomaba vino todo el día, podemos entender mejor aún las cosas. Pero para mí, con Hefestión al menos, era una pasiva 100%. Nadie le hace un templo a un pasivo ni obliga a un imperio entero a dedicarle funerales durante un año.


Volviendo al tema Bagoas, tampoco puedo meterme mucho con él ya que nunca probé estar con un eunuco. Qué sentía Alejandro por él es algo que escapa un poco a mi entendimiento por más que conozco varías locas afeminadísimas que están para comérselas, pero no son mi plato preferido. También dicen que Bagoas bailaba muy bien. Capaz que en una época donde no había radio, tele, Internet, etc., y lo más divertido del mundo era ir al teatro fuera ésta una cualidad muy apreciable.


Alejandro se sentaba a morfar cómodamente en una desorganizada ronda con sus amigos favoritos y frente a ellos bailaban cientos de esclavos para deleitar la vista. Bagoas siempre se destacaba y ganaba todos los premios, por lo que era obvio que Alejandro lo iba a preferir.


También parece que tuvo una relación de amor-odio con Clito el Negro, uno de sus generales. Clito era bastante mayor que Alejandro y le había salvado la vida en la batalla de Granico. Tiempo después, un día que Alejandro estaba tirado borracho en medio de sus esclavos persas contándoles una y otra vez que él era hijo de una serpiente, Clito, todavía más borracho que él, se le acercó y le dijo “No sos el hijo de una serpiente sino un nene de mamá que se cree no sé qué”. Y Clito iba a seguir diciéndole de todo cuando Alejandro saltó sobre él y lo atravesó con una lanza.


Después de hacerlo lloró durante dos días, aunque no sé si por haber matado a Clito o porque éste nunca se creyó el cuento de la víbora. Pero, por supuesto, no dejó de beber.


Los pormenores de su campaña militar en Asia, que algunos dicen que emprendió por incitación de Aristóteles (cuyo sueño fue siempre helenizar a los bárbaros), me resultan bastante aburridos. Pero hay dos detalles que son interesantes.


El primero es que su ejército parecía inspirado por la moral de su jefe ya que, imitando la tradición hoplita espartana, todos los soldados tenían un compañero (pero seguro más de uno) con el que compartían las armas, la comida y el sexo. Esto apuntaba a generar un fuerte amor entre los hoplitas ya que se pensaba que cada hombre defendería con la vida a su amado.


Para muchos historiadores bastante serios, incluso para los más mojigatos, este era el secreto de la infalible fuerza del ejército de Alejandro Magno. También hay que decir que Darío III, el rey de Persia derrotado por Alejandro en Issos y Gaugamela, no se distinguía por ser muy buen general. Usaba carros de guerra con guadañas a los costados pero Alejandro y sus soldados nunca querían pararse delante de las guadañas así que el truco no funcionaba. Además, Darío tenía muchos elefantes de guerra que no siempre corrían para el mismo lado y casi siempre terminaban pisoteando al ejército persa en vez de al griego.


El otro detalle es que Alejandro nunca hacía avanzar a su ejército sin cubrir su retaguardia y esto me parece un punto fuerte para mi teoría de que era pasivo. Vivía pensando que alguien iba a venir por atrás y había que estar listo para recibirlo. Y así fue como nunca nadie pudo sorprenderlo (en la batalla).


Después de conquistar Persia, Alejandro siguió penetrando en Asia y también en África. Diecisiete ciudades pasaron a llamarse Alejandría sólo porque a él se le cantó. También hubo una Alejandría Bucéfala, en honor a su caballo y una Alejandría Peritas, por su pichicho. Alejandro amaba a su perro casi tanto como a su caballo, que venía a ser una especie de auto para él. La teoría de que era pasivo cobra más fuerza aún.


Cuando ya andaba cerca de China, decidió volverse ya que sus tropas extrañaban pasarla bien en Persia y estaban hartos de andar cabalgando todo el día, saqueando ciudades y masacrando gente en aquellos extraños países que no conocían cuando podían hacer lo mismo un poco más cerca de su casa. El pobre Bucéfalo murió en la India, agotado por su incansable amo y, como si hubiera sido un aviso, todo empezó a salirle mal al pobre Ale.


De vuelta en Persia, Alejandro tuvo que casarse con Estatira, hija de Darío, para asegurar mejor su posición política, cosa que no gustó nada a Roxana, una turca divina con la que también había tenido que casarse para obtener apoyo de su familia.


No sé si le gustarían las mujeres también, pero son las únicas féminas que parecen haber estado a menos de un metro de él, además de su madre. Roxana tuvo un hijo de él (o al menos ella decía que era de él) meses después de la muerte de Alejandro pero fue asesinada junto con su hijo cuando éste tenía sólo 14 años. Antes de eso, Roxy había hecho matar a Estatira y quizás también a Bagoas, tan bonito que era. Pero no se quedó contenta con eso sino que hizo arrancarle los ojos al cadáver de Estatira cuando ya estaba bastante podridito. Olimpia, por su parte, había hecho hervir en aceite a varias de las amantes de Filipo tras la muerte de éste.

Como ven, las mujeres de la vida de Alejandro no eran muy mansitas. Esa es otra cosa que hay que tener en cuenta cuando uno se pregunta porqué habrá sido homosexual.


Volviendo a su matrimonio con Estatira, Alejandro hizo que Hefestión se casara con Dripetis, otra hija de Darío III. Alejandro quería que sus hijos y los de Hefestión fueran primos como Aquiles y Patroclo.

Pero no pudo ser, ya que Hefestión murió unos meses después, sin dejar hijos. Algunos dicen que fue la fiebre tifoidea lo que acabó con el gran amor de Alejandro pero lo más probable es que alguien lo envenenara porque quería ocupar su lugar.


Eso tampoco funcionó ya que Alejandro se pasó el resto de su vida llorando y recordando a Hefestión sin preocuparse más por su imperio hasta morir él también un año después.


De qué murió Alejandro tampoco se sabe bien. Se supone que fue por paludismo, enfermedad que ya lo había postrado años antes. Otros piensan que lo envenenaron sus parientes macedónicos para quedarse con su imperio. También se sabe que unos días antes de su muerte los sacerdotes de Zeus Amón le habían negado su petición de que convirtieran a Hefestión en el dios supremo de todo su imperio. La negativa de estos celosos sacerdotes le habría bajado las defensas.


Pero no hay que olvidar que nadie puede vivir mucho tiempo llevando la vida que él llevaba. Pasársela de guerra en guerra y de orgía en orgía rociando todo con vino y comida árabe es fatal para el hígado. Recuerdo también la interesantísima teoría que leí en catecismo de que Alejandro Magno estaba maldito y los malditos no pueden superar la edad de Jesús. Efectivamente, Alejandro murió a los 33 años. Pero no sé si se aplica, ya que Alejandro nació unos 300 y pico de años antes de Jesucristo.


Fuera lo que fuese, lo cierto es que pasó su último año rapándose la cabeza, pegándose con un látigo y celebrando funerales para Hefestión. Quizás, si hubiera vivido, con el tiempo se le hubiera pasado la pena, sobre todo teniendo en cuenta que en su harén personal había, al menos, 100.000 esclavos traídos de todos los confines de su imperio, ¡y eso sin contar los eunucos!


Pero la cosa es que no se le pasó y demostró tener un costado tierno, aunque un poquito exagerado. Claro que todo en él era así.

27 comentarios:

  1. O sea... q no todas las locas son rubios tarados... sino miralo a Alejandro Magno...!!! o al reves...!!! o q todas las locas no son rubios tarados... o era q no todos los rubios tarados son locas...??? o era al reves de nuevo...??? bueno yo me entiendo...!!! loca o no loca me hubiera gustado ser el 'favorito' del Ale...!!! xq locas asi... ahora ya no se consiguen...!!! jaaaaaaaa... chauuuuuuuu...!!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha parecido perfecto el post. Para entender la historia hay que trasladarse a esa época y centrase en todas las bases de aquella sociedad.
    Ni en Grecia ni en Roma estaba mal vista la bisexsualidad, todo lo contrario, quien no lo fuera se le consideraba rarillo. Cualquier historiador sabe como eran en este aspecto Cesar, Alejandro, Tiberio, Calígula, y ese aspecto de su personalidad común se refleja también en Ajax, Aquiles, Ulises y demás personajes épicos.
    Es la sociedad actual la que esconde ese tema, porque según su criterio, dejarían de ser grandes.

    ResponderEliminar
  3. Rubio, muy pedagógico lo tuyo. Este año que pasó, porque estaba dentro del programa de estudios, dediqué gran parte de mi lectura a la vida griega y descubri un mundo fascinante, y sobre todo sin demasiados prejuicios en cuanto a sexualidad como los nuestros.
    Un placer leerlo.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Hola

    Entonces tambien lo odio, jejeje si tu leiste tanto sobre el seguro te diste cuenta de cosas que despertaron ese sentimiento y que yo ignoró e ignoarré siempre, ni ahi con leer la vida de el ni de nadie jejeje, me basta con la mia y la de mis amigos y parientes jejeje... es mi primera vez por aqui, espero pasar mas seguido, Besos desde Santiago....

    ResponderEliminar
  5. Luckita: Tengo la impresión de que le hubieras gustado mucho a Alejandro...pero mirá que él te habría hecho su esclavo.

    Titín: Sí, es gracioso ver cómo algunos historiadores esconden la historia sexual de los grandes personajes de la historia. Incluso de los heteros!!
    Para mí, esa es la causa principal por la cual la mayoría de los chicos se aburren en las clases de historia en la secundaria.

    Mati: Viste...leer sobre Grecia Antigua es un placer además de un privilegio.

    Patto: Nada más lejos de mi intención que hacerte odiar a Alejandro. Tampoco yo lo odio, sólo que no es un personaje que me apasion...pero una lista de locas históricas sin él estaría incompletísima.
    La biografía es mi género literario preferido(aunque claro, siempre depende quién escriba. Por eso no me basta con mi vida o la de mis amigos :P

    Saludos y gracias por comentar

    ResponderEliminar
  6. Por fin, che gringo culiá'!! Hace cuánto que te pedí que me contaras algo de Alejandro con tus chistes gays!!

    Me encantó, buenísimo, mucho más de lo que esperaba, te amo, sos un genio,bla bla...

    Ahora, ¿De dónde sacás esa teoría de que nadie le haría un templo a un pasivo????
    Tas muy equivocado...yo le haría un templo a más de uno.

    Para mí que Alejandro era amplio, bisexual, pederasta, zoofílico, sadomasoquista y mucho más. Seguro probó todo, pero como vivió tan poco tiempo no llegó a decidirse qué era lo que más le gustaba.

    Y posta, posta, es conmovedor cómo sufrió por Hefestión. Se ve que la ponía muy bien el chavón.
    Gracias por lo del wow

    ResponderEliminar
  7. Sabés que vivo para servirte, Iván...

    Tu teoría de que no tuvo tiempo para decidir no se me había ocurrido. La verdad que puede ser. Hay locas que a los 50 todavía no saben si les gusta más ponerla o que se la pongan. A los 33 uno es un bebé, :P.

    Lo de zoofílico tampoco se me ocurrió. El tipo amaba a su caballo y a su perro más que a sus soldados...podría haber sido la estrella del Portal de las Mascotas. Encima se pasó su infancia franenleando con serpientes.
    Se me pasó, qué le voy a hacer, ya postié!

    Quizás me expresé mal, es posible que alguien le haga un templo a un pasivo :P. Pero me pareció más propio de un pasivo ponerse así de loco cuando se pierde al amante.

    Qué wow?

    ResponderEliminar
  8. Se me acaba de ocurrir la medio bizarra teoría de que las locas somos locas, más por un exceso de machismo que por algún gusto por lo femenino... y eso explicaría muchas cosas: la adoración por la madre, la admiración por las mujeres medio putonas, el irrefrenable deseo de estar con varios a la vez... no lo sé, tal vez elabore algo al respecto.

    Por lo pronto, ha sido un gustazo leerte otra vez, mi querido. No sabes cómo me ha gustado tu perspectiva de este bombón.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  9. Hoal! jajaja muy bueno! me rei muchollegue a tu blog por buscar sobre will cupy, muy bueno todo lo que escribis ya voy a leerte mas

    y no sabes donnde puedo conseguir el libro DEcadencia y caida de casi todo el mundo de wil cuppy?? se mep erdio y no lo encuntro mas y no lo venden en ningun lado salvo en ingles
    te agradeceria si pudieras ayudarme con eso
    gracias!!!

    ResponderEliminar
  10. Milo: No me cabe la menor duda de que las locas somos más machistas que los machos. Nos gusta el macho salvaje y puro antes que el señorito inglés civilizado. Nos gustan las mujeres fuertes...Realmente es para pensarlo mucho. A ver si escribís vos sobre el tema :P
    Saludos! Nos leemos

    Anónimo: El libro no creo que se consiga más, salvo que tengas la increíble fortuna de encontrarlo en una librería de saldos perdido entre cientos de libros que nadie leyó nunca. Yo lo tengo en "argentino" pero no se lo presto a nadie...salvo que me ofrezcas algo interesante a cambio...

    ResponderEliminar
  11. me da una pena el alejandro, por que lloro tanto al Hefe, sera que el lo queria igual os e aprovechaba de el, era un chico muy sencible, si no le hubiera entrgado todo al hefe seguramente ubiera vivido ams y feliz, tambien si sacaba un poco de vino de su vida..

    besos blondo!

    ResponderEliminar
  12. Vaya, pero que elaboración. Reune novedosos puntos de vista tomados sin anestesia. Me ha llevado tiempo leerlo pero ha valido la pena!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  13. Viste Mugatu, hay que beber y amar con moderación...

    Gracias Pablo, me alegro que no hayas perdido el tiempo :P

    ResponderEliminar
  14. Che que bueno pero de donde sacas todo esto?

    ResponderEliminar
  15. Rubio, está demasiado bueno este post. Confieso que pensé en no leerlo de solo la pereza que me dió verlo tan largo, pero me hubiera arrepentido muchísimo.

    Te dejo en beso desde el Rincón o en el Rincón guapo.

    ResponderEliminar
  16. Realmente me gustó mucho tu post, si algo le sobra, es cultura. Mas de uno se habrá enterado de la vida de Alejandro (y no hablo de la sexual) por tu post.
    Yo no creo que Alejandro fuera homosexual, simplemente seguía las costumbres de la época. Lo que sucede hoy, es un problema netamente cultural.

    BESOS

    PD: Me encanta el nombre de tu blog.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo: De varios libros q leí

    Rinconero: Me gustaría poder hacerlo más corto pero no me sale!! Yo tampoco leo un post si es muy largo pero después veo que me pierdo muchas cosas...

    Stanley: Muchas gracias, que alguien como vos me lea es un orgullo...
    Y sí, Alejandro seguía las costumbres de su época, pero me parece que con mucho placer de hacerlo.

    P/d: Espero no decepcionarte, pero supongo que conocerás la canción La Rubia Tarada de Sumo. No es mérito mío.

    ResponderEliminar
  18. Me divertí bastante leyendo esto, y aprendí bastantes cosas del mayor conquistador de todos los tiempos... jaaa. Se oyen rumores de que era medio mariquita, pero nunca había leído nada al respecto.

    Gracias por el relato.

    Salu2

    ResponderEliminar
  19. Te descubro cone sta obra de arte que has escrito, has dicho "levangelio".

    Me encanta como lo haces

    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  21. me adhiero a la idea que alejandro era pasivo... porque si tomaba vino dia y noche, noche y dia la situacion se complica... como muchos sabemos el alcohol conduce a la impotencia... asi que con el instrumento atrofiado no tenia otra opcion... y capas que el eunuco se limitaba a hacerle la pedicura mientras ale estaba tirado en una cama llena de almohadones boca abajo con hefestion haciendo su trabajo.... jajajaja... me mato: mezcla de testoterona milica con estrogeno romanticoide...
    muy bueno :)

    ResponderEliminar
  22. Rubio, para cuando volvés con nuevas historias?? se extraña su escritura.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  23. Hola, como estás? Confieso que me tenés algo preocupado, pues llevás tiempo sin postear. Te pasó algo? tenés algún problema serio? Por favor, te agradecería que de alguna manera des señales de vida, pues realmente me inquieta saber que te pasa.

    Te mando un beso enorme.

    ResponderEliminar
  24. Gracias por el comentario, siempre tan encantador. Pero lo que mas me alegra es haber tenido noticias tuyas, estaba bastante preocupado.
    Ahora que sé que estás bien, continuá con tu vagancia tranquilo.

    Te mando un beso grandote.

    ResponderEliminar
  25. Tranquis, che, que estoy vivo, sólo que con vagancia.
    No he tenido ganas ni de bajar un video porno, con eso les digo todo :P.

    ResponderEliminar
  26. Jajaja, este blog esta muy bueno, me rei mucho
    te felicito por como habalas de los putos siendo puto tambien jaja
    besos

    ResponderEliminar
  27. Hola Rubio!

    Recién hoy leo un comentario tuyo en mi blog que es del... primero de octubre!!! Es que suelo leer los comentarios recientes, pero cuando ya posteé otra cosa no leo más.

    Muy buena la historia de Alejandro Magno (mi tocayo, por lo primero no más). Algunos datos los tenía otros no. Y sobre todo muy bien contada, con gracia y erudición al mismo tiempo.

    Siempre me intriga saber cómo llega la gente a un blog. Al tuyo llegué por tu comentario en el mío. Y vos cómo llegaste? Aunque quizás no te acuerdes. Seguramente a través de algún pu(n)to en común, jejeje.

    Suerte!

    ResponderEliminar